Artistas de todos los continentes se reúnen en la Mayor de las Antillas durante la XIII Bienal de La Habana, que invade los espacios públicos, privados y personales de la capital, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos y Camagüey del 12 de abril al 12 de mayo. El director ejecutivo de esta edición, Jorge Alfonso García, comparte con nuestra revista pormenores de la mega exposición, abierta y de entrada libre, que convierte a Cuba en la catedral del arte contemporáneo.

P: ¿Qué diferencia la Bienal de La Habana de las otras Bienales del Mundo?

J.A: No me gusta verlo en términos de diferencia, de comparación. Yo creo que nuestra Bienal tiene una historia, y quizás una de sus particularidades principales es la de la persistencia en el tiempo desde hace 35 años. Es un evento incluyente en el que dialogan artistas de diferentes generaciones. Ha convocado a creadores cubanos y extranjeros que tratan los temas de la migración, la ecología, reflexionan sobre los grandes conflictos contemporáneos, enriquecen el panorama cultural cubano. Y además no es una Bienal que transcurre en el interior de las instituciones, es una Bienal abierta, a la cual accede nuestra población, y yo creo que eso es uno de los elementos muy importante: Hay una participación ciudadana significativa en la Bienal de La Habana.

P: ¿Cuánto influye el contexto cubano en las obras y los procesos artísticos que ocurrirán en Cuba?

J.A: Los artistas siempre han estado atentos a la evolución de los procesos culturales y de la sociedad, cuestionan nuestra realidad, y yo creo que ese es uno de los aportes principales. Yo creo que la cultura cubana siempre ha estado en el centro de la resistencia en nuestro país.

P: ¿Y qué criterios valoraron para invitar a los artistas en esta edición 13?

J.A: Sus obras

P: ¿Cómo será la presencia del arte y los artistas cubanos?

J.A: Yo creo que significativa. No solo van a estar presente en el núcleo central de la Bienal, también en el conjunto de las exposiciones colaterales que van de manera simultánea a coexistir durante la XIII Bienal de La Habana: espacios públicos, instituciones, los espacios de creación y de promoción de los propios artistas, incluyendo también espacios no estatales.

P: ¿Y cómo estima la participación de un turismo especializado en la Bienal de La Habana?

J.A: Yo creo que se enriquecerá. Siempre a las Bienales vienen muchas personas, vienen críticos de arte, curadores, empresarios, personas interesadas en arte, en conocer la realidad cubana. Yo creo que lo van a disfrutar mucho.

La XIII Bienal de La Habana entonces resulta una verdadera fiesta multinacional y multicultural de arte contemporáneo, democrática, abierta, libre para todos, que lo invita a ser partícipe en Cuba de un goce visual en este archipiélago bañado, además, por las aguas de la creación.