Un puente para Andy y Lucas
Un puente para Andy y Lucas
Un puente para Andy y Lucas
Un puente para Andy y Lucas
Un puente para Andy y Lucas

“Estar en Cuba es un privilegio con letras mayúsculas. Nos sentimos muy identificados con esta tierra.” Así comenzó Lucas González nuestro intercambio. A él se le da bien hablar ante las personas y no pierde oportunidad para lanzar alguna broma”.

“De verdad es un sentimiento muy chulo. Si vieras Cádiz dirías que estás en La Habana. Es impresionante cuánto se parecen. Las construcciones, lo que nosotros conocemos como el campo del sur es muy similar al malecón de aquí. Íbamos andando, mirando la ciudad y te juro, casi pienso que iba a salir mi madre de un balcón”.

Aunque se considera más tímido y menos desenvuelto ante los desconocidos, su compañero de fórmula Andrés Morales (Andy) agradeció la calidez de la acogida. “Éramos muy pequeños cuando pegamos aquel pelotazo del primer disco en Latinoamérica, sobre todo en Cuba. Muchos amigos nos contaban del éxito que teníamos. Por eso significa tanto para nosotros esta oportunidad de encuentro con los cubanos”.

Razón por la que aseguró disfrutar muchísimo esta semana del Festival Un puente hacia La Habana. “Somos muy divertidos, muy dicharacheros. Deseamos que les gusten nuestros conciertos y ya estamos tratando de repetir pronto la visita”.

¿Cómo han sido las primeras horas en Cuba?

Lucas: No más llegar nos paró un policía y en lugar de multarnos nos pidió una foto y hasta un disco le regalamos porque nos dio mucha gracia.

Andy: Yo fui a conocer el malecón y me ocurrió algo muy bonito. Allí estaba un señor con su guitarra cantando. Las personas que venían con nosotros le preguntaron si sabía alguna de Andy y Lucas. Muy dispuesto el señor cantó y tocó Tanto la quería. Yo me animé a hacer el estribillo con él y se quedó muy sorprendido de lo bien que me salía.

-Te queda idéntico, me dijo. Entonces le expliqué que yo era Andy. Le tuve que cantar otras canciones para que me creyera. Al hombre se le puso cara de niño el día de Reyes; estaba muy ilusionado. Luego seguimos cantando juntos. Fue una experiencia maravillosa y emocionante para ser el primer día en Cuba; así que espero el resto de la semana nos traiga tantas sonrisas y anécdotas como esta.

Lucas: Por poco me echan del grupo. Empezó a cantar con el señor y les quedó tan bonito que si no me pongo las pilas vuelvo a España sin trabajo.

¿Tenían algún referente musical cubano?

Andy: Además de su gente, Cuba tiene mucha relevancia por sus raíces y tradiciones musicales, sobre todo la salsa. De hecho, estaremos estrenando Para que bailes conmigo en versión salsa durante los conciertos del Festival.

El referente musical cubano es muy fuerte en el mundo entero. En nuestro segundo disco, la canción Carita Morena es ejemplo claro de ello. Versionamos un coro de Manolito Simonet y su Trabuco porque disfrutamos muchos este género, invita a bailar.

¿Cómo llega entonces el reguetón al repertorio de Andy y Lucas?

Lucas: El reguetón nos ha invadido a todos. Decidimos entonces, fusionar un poco la esencia de la música flamenca y latinoamericana. Fue una experiencia a la que nos aventuramos y creo que, por la respuesta del público, ha sido positiva.
Andy: Yo pienso que lo más importante en la música es hacerla con humildad, respeto y cariño. Sobre esos principios, principalmente con amor, hicimos nuestra fusión.

La mayor expectativa

Lucas: En las redes sociales a medida que pasaban los días, yo notaba cómo las personas en Cuba esperaban nuestra llegada, cada vez con más deseos y buenas vibras. También en España los cubanos que nos veían y músicos cubanos con quienes hemos compartido escenario siempre hablaban de cuánto gustaba en su país nuestras canciones.
Cometimos un pequeño error…no venir antes a Cuba. Pero estoy agradecido de estar aquí y ahora. Será la primera vez de muchas visitas y conciertos en esta tierra maravillosa. En lugar de Un puente hacia La Habana, considero que este es un puente para Andy y Lucas.