Iberostar Grande Packard en el corazón de La Habana
Iberostar Grande Packard en el corazón de La Habana
Iberostar Grande Packard en el corazón de La Habana
Iberostar Grande Packard en el corazón de La Habana
Iberostar Grande Packard en el corazón de La Habana
Iberostar Grande Packard en el corazón de La Habana

Sobre las huellas de las murallas, en el gran Paseo del Prado, donde confluyen la ciudad antigua y la moderna, nacen nuevas construcciones. Durante la Feria de Turismo FITCuba 2019, el historiador de La Habana Eusebio Leal Spengler presentó el libro ”Iberostar Grand Packard en el corazón de La Habana”; una de las primeras obras que en el 500 cumpleaños de la ciudad, elogia a La Habana de ayer y a la que tiene que ser.

Leal explicó el proceso de investigación y restauración antes de construir el actual Hotel que ahora se muestra. Cómo los arquitectos lograron representar una instalación moderna en total conservación armónica con los restos de la vieja estructura que aún permanecia para rescatar esta olvidada zona de la ciudad y que hoy enaltece los valores patrimoniales de la Villa.

El Packard sorprende por su belleza, por la difícil conjunción de la plataforma moderna sobre las paredes del hotel y así mismo, preserva las huellas, el patrimonio y la imagen de La Habana. Una ciudad que a decir del historiador, es la más misteriosa, atractiva y conservada en toda la latitud de este continente americano.

El libro, presenta en texto e imagen cada detalle del Iberostar Grand Packard desde los inicios del proyecto y la obra constructiva hasta su inauguración. Es testimonio vivo, de quienes lograron esculpir la piedra y convertirla en diamante. Hoy la Oficina del Historiador y esta instalación hotelera de alto estándar pueden perpetuar cómo el sueño de muchos se hizo realidad.

Adecuada a los tiempos modernos y conservando la belleza de su eclecticismo, La Habana se renueva. Proyectos que implican grandes retos para preservar ese tesoro intemporal que nos concierne a todos y para que cada visitante que llegue a conocerla, vea una Habana que a medio milenio de su fundación permanece hermosa, segura, dotada del amor que sus hijos le profesan… sonriente y remozada.