Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe
Sobre el arte de retoñar de Buena Fe

1999 fue un año feliz pues nacía en la ciudad de Guantánamo la valiente idea de dos jóvenes: Israel Rojas y Yoel Martínez, de unir sus voces de Buena Fe y emprender vuelo en el arte de hacer canciones de elevada carga poética; exponiendo así su propia visión del universo sonoro que los rodeaba.

Hoy, a 20 años de sortear azares, infortunios y victorias, transitando por mixturas de trova, pop, rock, cubanía y Caribe, llegaron al capitalino Teatro Karl Marx donde fue celebrado en 3 jornadas este aniversario. Pero la cita no estaría completa sin la presentación de su novedad fonográfica, del álbum que su público esperaba, Carnal.

No nos sorprendió ver una vez más un teatro abarrotado de seguidores de siempre, de juventud que recién los descubría, de un público infante que, aun siendo la compañía de los fanáticos padres y abuelos, disfrutaron cada nota, cada performance y cada ovación de los allí presentes. Ni tampoco fue extraño verlos fundidos en un abrazo fraternal minutos antes de subir el telón: Ernesto Cisneros, Israel López, Maikel Pérez, Yibrán Rivero, David Hernández, Yoel Martínez e Israel Rojas, una familia musical ya consolidada.

El concierto, cuidadosamente diseñado, inició con un popurrí que resumió la discografía precedente: “Déjame entrar” (2001), “Arsenal” (2003), “Corazonero” (2004),

“Presagios” (2006), “Catalejo” (2008), “Extremistas nobles” (2010), “Pi 3,14” (2010), “Dial” (2013) y “Soy” (2015), acompañado de una escenografía que nos remitió a cada imagen, portada, video de aquellos años, donde unos disfrutaron y otros re-descubrieron a aquel Buena Fe.

Le siguió una alternancia  de temas del CD “Sobreviviente” (2017), en una suerte de despedida, provocando la reproducción impecable de cada una de sus canciones de principio a fin, que los alentó a presentar cada una de las piezas que componen “Carnal”, acogido una vez más por su sello discográfico, EGREM.

Tal y como era de esperar en cada estreno, temores e incertidumbres inundaron el escenario al interpretar la novedad, y su público, siempre fiel, se deleitó, escuchó, se adueñó de cada pieza en cada entrega. Así transcurrieron Ni una más, Mía, Cámara Lenta, Valientes, Carnal, Sobre el arte de retoñar, Quien soy yo, Mujer de Ciudad, Blues de Guateque, La Catrina, Madurar y Músical vital, pero sin dudas merecieron especial atención las intervenciones especiales de los invitados quienes coronaron un espectáculo en el que se insertó la Tumba Francesa en un Patakí de Libertad que fue coreado de inmediato, señalándolo como un éxito seguro. También el proyecto Fábrica de Sueños, de Seattle, EE.UU., con estudiantes y su profesor- líder, el cubano Carlos Lazo, oxigenó con solidaridad y música la noche. En resumen, las noches del 22 y 23, y la tarde del 24 de noviembre estuvieron cargadas de musicalidad, de simbolismos y matices anecdóticos, de celebraciones, de alegrías, de re-vivencias, que sin lugar a dudas sumió a todos los asistentes en el maravilloso arte de retoñar dentro del universo musical que distingue la creación de Buena Fe.

Texto: Heydi González Valdés / Fotos: Bienvenidos – Buena Fe