El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares
El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares
El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares
El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares
El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares
El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares
El Floridita, La Bodeguita del Medio, Tropicana y El Gato Tuerto: Las franquicias de Palmares

La Empresa Extrahotelera Palmares a través de sus contratos de franquicia ha logrado llevar a otras regiones del mundo los estándares de sus marcas El Floridita y La Bodeguita del Medio, experiencia comercial que extiende al cabaret Tropicana y al café concert El Gato Tuerto.

Estas cuatro emblemáticas instituciones son reconocidas en el mundo entero y a ellas se unen los nombres de famosas personalidades internacionales, sobre todo del universo artístico que han contribuido, sin dudas, a sus estelas de prestigio y glamur.

La Bodeguita del Medio, es quizás, el más peculiar y afamado de los restaurantes cubanos y en consecuencia uno de los más visitados por clientes de todas las latitudes que se suman a la tradición de dejar sus nombres en las paredes de la casa cuando llegan a esta en busca del mítico mojito, la comida auténtica y criolla, y la música cubana.

Su notoriedad ha hecho posible que de esta otrora sencilla bodega ubicada en medio de una cuadra de la calle Empedrado, justamente al doblar de la Plaza de la Catedral, existan más de diez franquicias en el mundo, a saber en México, Australia, Macedonia, Ucrania, El Líbano y Argentina, entre otras naciones.

Una de las figuras que afianzó la celebridad del lugar fue el escritor estadounidense Ernest Hemingway, quien a la par, fortaleció la imagen del también restaurante El Floridita, fundado en 1817, con su famosa frase: «Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquirí en El Floridita».

Sin embargo, el autor de El viejo y el mar, pasó muchas más horas en la barra de El Floridita, durante veinte años, de modo que se convirtió en una presencia perenne; primero un busto, y luego una escultura a tamaño real emplazada en 2003, lo mantienen en este espacio.

En 1953, El Floridita era reconocido como uno de los siete bares más famosos del mundo y a partir de este momento, muchos son los premios y reconocimientos que ha recibido, pero sobre todo de los clientes que alaban la exquisita comida, especializada en pescados y mariscos,y el agradable ambiente, elementos que se reproducen en franquicias en España, Inglaterra, y Estados Unidos, entre otros países. 

Uno de los más antológicos cabarets del mundo, Tropicana, es una de las principales atracciones turísticas cubanas; luego de haber cumplido 80 años de creado, es conocido por todos como un «Paraíso bajo las estrellas», en medio de La Habana.

Con capacidad para acoger hasta 1000 clientes, es uno de los símbolos culturales de la isla antillana, considerado un templo de la música, la danza, el canto, el espectáculo y la cubanía, así como de la alta cocina.

Tropicana recibió en 1992 el premio «Best of the Five Stars Diamond» al mejor cabaret de América, otorgado por la Academia Norteamericana de la Industria de Restaurantes, y fue declarado en el año 2002 Monumento Nacional.

Este impar cabaret, ofrece un portentoso espectáculo que combina todos los géneros de la música popular cubana y sus danzas, con una escenografía natural, fastuoso vestuario y la maestría de sus bailarines para convertir al show en uno de los de mayor renombre en el orbe.   

El café concert El Gato Tuerto fue inaugurado el 31 de agosto de 1960,  y desde la arrancada estuvo muy vinculado a las artes visuales cubanas ya que  sus paredes fueron ambientadas con obras de pintores cubanos como Amelia Peláez, Raúl Acosta León, y Mariano Rodríguez, entre otros, y en la actualidad se mantiene esta práctica pues sistemáticamente se expone la obra de grandes artistas de las artes visuales nacionales.

A su escena subieron durante muchos años, los más importantes cultores cubanos del filin:Elena Burke, Omara Portuondo, Moraima Secada, César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Frank EmilioFrank Domínguez, y otros muchos.

Este café concert en la programación musical, hoy se ciñe a su lema: «Todos los géneros, todos los estilos», por lo que es una opción rica en su diversidad y donde igualmente se puede apreciar jazz, bolero, canción lírica, trova o son cubano.

En El Gato Tuerto, se interpretó en el 2001 el bolero más largo del mundo, registrado en el Libro Guinnes, con la interpretación de 2. 175 canciones por 498 intérpretes.

La oferta gastronómica de este sitio hace gala de la buena cocina internacional y de una sugerente coctelería con propuestas típicas y originales.

Palmares ofrece la posibilidad a los interesados de acceder a un contrato de franquicia de alguna de dichas marcas, mediante el cual cede el derecho a usar el know-how y la imagen de estas, luego de que la empresa cubana brinde asistencia técnica y comercial,  al igual que asesoría en la preparación de los empleados, proyección del establecimiento, ambientación, selección del mobiliario, y programación musical, a fin de garantizar la similitud de la imagen y el servicio con los de las instalaciones originales radicadas en Cuba.

Texto: Bienvenidos / Fotos: Cortesía PALMARES S.A