Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.
Cuba Sabe 2020, un evento donde la cocina  y las artes se unen en un excelente binomio.

El II Taller Internacional de Culinaria Cuba Sabe 2020, que se inauguró en el Hotel Iberostar Grand Packard de La Habana el pasado 9 de enero, quedó clausurado hoy en este mismo espacio con  la convocatoria a la tercera edición en el próximo año.

Este evento tuvo como propósito entender, promover y asumir los valores de la cocina cubana como la historia, tradición y modernidad de La Mayor de las Antillas y su objetivo esencial es justipreciar la cocina criolla, distinguida recientemente como Patrimonio Cultural de la nación.

Cuba Sabe 2020 realizó un homenaje al bicentenario de la Academia de Bellas Artes San Alejandro, a través de la mixtura entre culinaria y artes visuales.

 La inauguración del encuentro contó con una conferencia magistral del teólogo y defensor de la soberanía alimentaria Frei Betto, quien en la ocasión resaltó la importancia de la naturaleza, y su relación con los humanos a  través de la cocina.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez participó en la inauguración y también en la clausura de Cuba Sabe 2020, acompañado por el primer ministro, Manuel Marrero, y el ministro de Turismo Juan Carlos García, otros dirigentes y funcionarios de la isla.

Asistieron más de 200 delegados de España, Estados Unidos, México, Reino Unido e Italia, país este último al que estuvo dedicada esta segunda edición  por la huella palpable de su cocina en la gastronomía cubana.

Intensas fueron  las sesiones de trabajo de este evento que estuvo estructurado en talleres, conferencias, clases prácticas, tours y degustaciones, acciones todas que propiciaron la retroalimentación entre los chefs del patio y los foráneos y la promoción de la riqueza, singularidad y pluralidad de la culinaria cubana.

Uno de los temas generales abordados fueron  la cocina regional y los platos típicos de cada territorio cubano; en este sentido fue muy bien acogida por los participantes,  la conferencia «El casabe, el alimento más genial del mundo», dictada por el máster en Ciencias, Domingo Cuza Pedrera, a la que siguió una degustación de variedades de este plato de origen indotaíno, oriundo del oriente cubano.

De igual modo se presentó la clase práctica «La cocina de la región occidental de Cuba», impartida por el chef Jorge Junco Monserrat, y seguidamente  Jorge Luís Bello, propuso su receta de escabechado de langosta y de camarones agridulces.

A la par,  resultaron interesantes el taller teórico-práctico de artes visuales aplicada a la gastronomía, animada por Aluán Argüelles Leal, profesor de la Academia Nacional de Bellas Artes y por el chef peruano Julio Avendaño; la conferencia Del cacao al chocolate, presentada por la doctora María Cristina Jorge; la exposición Cocina artística cubana por profesores y estudiantes de San Alejandro;  la conferencia  Postres cubanos de las tres regiones principales de Cuba, por el chef  Héctor Jiménez Alonso y el taller teórico-práctico sobre decoración de platos que estuvo en manos de Jorge Luis Rodríguez, profesor de Bellas Artes y el chef  Ariel Hernández

En la jornada de clausura  se realizó la presentación del ron Havana Club Unión, primer espirituoso de dicho tipo creado para un habano, el Cohíba Siglo VI, este promete ser un maridaje perfecto, consideran los expertos.

También hacia el final del encuentro culinario fue anunciada la constitución de  la Asociación Cubana de Sommeliers, cuyo fin será contribuir a salvaguardar los valores de la gastronomía nacional.

A partir de la infalible idea de que la cocina criolla cubana es parte inseparable de la cultura y de la identidad de la nación, Cuba Sabe cuenta con el auspicio de los ministerios de Cultura y de Turismo de Cuba, así como de la prestigiosa cadena hotelera española Iberostar,  la Agencia de Turismo Cultural Paradiso, el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, la Federación Culinaria de Cuba y las asociaciones de cantineros y sommeliers de la Isla.

El III Taller Internacional de Culinaria Cuba Sabe 2021,  que se celebrará  del 14 al 16 de enero del futuro año,  tendrá como eje conceptual el diseño,  estará dedicado a Santi Spíritus como región gastronómica,  y el país invitado será China.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos