Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»
Valle de Viñales «donde la naturaleza propone»

Ubicado en la más occidental de las provincias cubanas‒Pinar del Río‒ y con un panorama que rinde de gusto a quienes lo admiran, el Valle de Viñales es una espectacular ofrenda de la naturaleza.

Pródiga en tonalidades de verdes, la extensa área que ocupa, constituye una zona ecológica reconocida a nivel mundial por sus sorprendentes paisajes, su riqueza de flora y fauna y por ser poseedora de los mayores sistemas cavernarios de Cuba y las Antillas. Por todo ello, fue declarada Paisaje Cultural por la UNESCO, en 1999, condición que la ubica entre las más interesantes del Patrimonio Mundial.

Observar el lugar con detenimiento, provoca una sensación de equilibrio. Entre sus evidentes encantos, sobresalen sus mogotes, alturas de cimas aplanadas que, a veces, superan los 400 metros. Muchos de ellos, atravesados por ríos subterráneos, a través de los cuales se pueden realizar disfrutables recorridos.

Entre las cavernas del valle, se destacan la Cueva del Indio, surcada por el río San Vicente; la de José Miguel, y cerca de allí, la Gran Caverna de Santo Tomás. Según investigadores, en algunas de estas galerías se han encontrado interesantes ejemplares de vertebrados fósiles, así como el mayor residual, en Cuba y las Antillas, de primates no homínidos extintos.

El espectáculo paisajístico se enriquece con las sorprendentes vegas de tabaco que añaden un peculiar atractivo al valle. Y es que esta zona, considerada entre las productoras del mejor tabaco del mundo, es pródiga en este tipo de sembrados.

También el arte rupestre tiene su espacio en grutas donde se han hallado remanentes aborígenes y de cimarrones. Y vale destacar que, en el valle, a tono con sus valores y riquezas, se halla la Escuela de la Sociedad Espeleológica de Cuba.

Otro aprovechable recurso de la región son las aguas mineromedicinales  del balneario San Vicente, recomendable para la salud y una alta calidad de vida.

Viñales de cerca

Agradable y acogedor, el poblado de Viñales, cuenta con una permanente afluencia de visitantes.En su arquitectura se combinan elementos coloniales y neoclásicos, entre los que se destacan las columnas, los techos de color rojo y los vitrales. La mayoría de sus construcciones datan de finales de 1800 y principios de 1900.

Para conocer mejor el lugar, nada como compartir con los lugareños y escuchar sus historias; recorrer el poblado y antes de seguir camino, deleitarse con un puro Habano, recién torcido en la zona. Todas estas experiencias se convertirán en un excelente recuerdo.

Entre las posibilidades de traslado, el visitante puede elegir andar a caballo, en bicicleta, en auto o, simplemente, hacer uso del transporte local, conocido como guarandinga.

Lugares interesantes y opciones hay muchas: el Rancho San Vicente; un paseo en bote por el río subterráneo de la Cueva del Indio; cabalgar por el valle admirando su naturaleza; hacerse un selfie junto al Mural de la Prehistoria; escalar un mogote; practicar canopy o senderismo; visitar una plantación de tabaco o degustar un rico café cubano en la casa de algún campesino.

Y como término, una sugerencia para disfrutar de la más abarcadora y cautivante vista del Valle de Viñales; el lugar donde el visitante queda sorprendido con tanta belleza acumulada: la terraza del hotel Los Jazmines, un mirador excepcional. Desde allí no escapa un solo detalle, sin lugar a dudas, este sitio propicia la imagen más perfecta y elocuente de que el Valle de Viñales es un fragmento de paraíso, un obsequio de la naturaleza cubana.

Textos: Bienvenidos / Fotos: Archivos