Un elevado número de pacientes diagnosticados en Cuba con la COVID-19 ha recibido tratamiento con el interferón alfa 2b humano recombinante, incluido en los protocolos del Ministerio de Salud Pública (Minsap) del país para tratarla enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, y cuyos resultados han sido prometedores.

Datos proporcionados por el Minsap y citados por el diario oficial Granma, revelan que al cierre del 14 de abril, el 93,4% de las personas contagiadas con la COVID-19 habían sido tratadas con el Heberón Alfa R, nombre comercial del fármaco obtenido en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) en la segunda mitad de la década de los 80 del pasado siglo.

Eulogio Pimentel Vázquez, director general del CIGB

El doctor Eulogio Pimentel Vázquez, director general de dicha institución perteneciente al Grupo Empresarial BioCubaFarma, confirmó recientemente que “este producto, en combinación con otros medicamentos, se emplea en el caso específico de los pacientes confirmados, y no en aquellos que presentan estado grave o crítico”.

Según una publicación de BioCubaFarma en su página de Facebook, hasta mediados de abril, del 93,4% de los pacientes contagiados con el nuevo coronavirus, solamente el 5,5% había llegado al estado de gravedad.

La tasa de letalidad reportada por el Minsap en esa fecha era de 2,7%, mientras que, para los pacientes en los cuales se usó este medicamento, resultó de 0,9%.

Para el propio 14 de abril a nivel mundial, entre el 15 y el 20% de los pacientes con la COVID-19 alcanzaron el estado de grave, mientras la tasa de letalidad era superior al 6%.

Actualmente, la letalidad en la isla caribeña no sobrepasa el 5 %, y se ubica en un 4. 1% según datos ofrecidos en conferencia televisiva por el director nacional de Epidemiología, doctor Francisco Durán.

En la región de las Américas, esta cifra sobrepasa el 5.6 %.

“Los datos muestran que el protocolo en nuestro país es efectivo, y el interferón desempeña un rol en los resultados”, afirmó el científico.

Sobre su uso en otras naciones, Pimentel Vázquez confirmó que han aparecido importantes reportes de evidencias preclínicas y clínicas.

Uno de los artículos científicos más recientes se refiere a un estudio realizado en Wuhan, China, referido a su uso en el personal médico. De los individuos incluidos en la investigación, 2 944 recibieron el fármaco y 3 387 no. El 50% de los no tratados contrajeron la enfermedad, en tanto, no hubo ninguno entre los beneficiados con el medicamento.

De acuerdo con el director general del CIGB, más de 80 países se han interesado en adquirir el Heberón Alfa R actualmente, “lo cual refleja la confianza en el éxito de la terapia para el enfrentamiento de la pandemia”.

Otros resultados alentadores de BioCubaFarma

También han sido alentadores otros resultados preliminares de nuevos medicamentos, aún en ensayo clínico para el tratamiento de la COVID-19, como es el caso del estudio clínico del inmunopotenciador CIGB 2020, fármaco de aplicación nasal y sublingual, que “está presentando evidencias claras en la respuesta innata, cuando se analiza el día cero y el cuarto día después de la administración”.

Gerardo Guillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) Foto: Presidencia/ Twitter.

Así lo expresó el doctor Gerardo Guillén, director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), durante un reciente Consejo Científico del grupo empresarial BioCubaFarma.

También a través de sus redes sociales, la entidad reveló que el antiviral el CIGB-258 muestra resultados alentadores en los pacientes incluidos en el ensayo. De igual manera, actualizó sobre aplicación del anticuerpo monoclonal Itolizumab, el que presenta avances.

En dicha reunión, la doctora Ileana Morales, directora de Ciencia e Innovación del Minsap, aseguraba que próximamente se presentarían los resultados del uso del interferón alfa 2b en pacientes cubanos con la COVID-19, “los que también son positivos”.

Directivos de la empresa Finlay de Vacunas se refirieron al estado actual del proyecto de intervención poblacional a realizarse con uno de los productos de este centro científico.

El asesor científico de BioCubaFarma, el doctor Fernández Yero, explicó que cuando se cuente con el proyecto de Inmunoensayo, se podrán pesquisar grandes grupos poblacionales, lo que permitirá un mayor conocimiento de la situación actual y por tanto un mejor abordaje.

Para concluir, los científicos del Centro Nacional de Investigaciones Científicas presentaron una propuesta de uso de la Ozonoterapia en la COVID-19, la que debe ser evaluada por comité de expertos que sesiona en el Minsap.

En el enfrentamiento a la COVID-19, son muchas las personas que trabajan intensamente, es gratificante tener resultados alentadores, pero sigue siendo el aislamiento social, la higiene y la responsabilidad de cada quien la mejor contribución para el control de esta enfermedad.

Texto: Redacción Bienvenidos