Mientras el mundo resguarda sus esperanzas puertas adentro de los hogares, hay personas a quienes el miedo de enfermar de la COVID-19, de morir, o que lo hagan sus seres queridos, les roban los colores de lo cotidiano.

La espera, la soledad, o simplemente no saber qué hacer con el tiempo libre, ya sea propio o de los hijos, han convertido a las viviendas, para algunos, en un lugar no tan seguro como debería ser y, frente a eso, hay  “manos” dispuestas a ayudar.

El acompañamiento sicológico se ha convertido en estos días en una atención de salud tan relevante como la que se brinda en cualquier puesto médico, por lo que no son pocas las alianzas que se establecen para hacerla llegar lejos.

En Cuba, por ejemplo, desde este martes la página institucional en Facebook del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), Cubacine, compartirá el espacio “Un momento con Patricia”, una realización que se propone “orientar y ofrecer asideros, caminos y herramientas” acerca de cómo los seres humanos pueden afrontar situaciones como esta pandemia.

La idea original es del realizador Rolando Almirante, cuenta con la producción del ICAIC y la participación de la Doctora en Ciencias Sicológicas Patricia Ares, una reconocida experta de esta rama en el país y en Latinoamérica.

De acuerdo con una publicación en la red social, se trata de una contribución al enfrentamiento a la COVID-19 en la que se intenta llegar al alma de las personas, al abordar “con profundidad y mucha soltura fenómenos y problemas que pudieran convertirse, dentro del seno familiar, en obstáculos que entorpecen el adecuado desarrollo de los acontecimientos, así como la necesaria comprensión y enfoque que necesitamos para vencerlos unidos”.

Iniciativas para aliviar tensiones

Pero esta no es la única iniciativa impulsada para apoyar a quienes no han asumido las pérdidas, el encierro o los planes postergados de la manera más saludable; la Sociedad Cubana de Psicología comparte varias experiencias de todo el país en su página de Facebook.

Esa misma institución, desde el pasado mes de marzo, comenzó a brindar un servicio de consultoría en línea, mediante grupos creados en la aplicación de mensajería Whatsapp.

Según explicó entonces a la Agencia Cubana de Noticias  Bárbara Zas, presidenta de la sección de orientación de la Sociedad, se enfocaron en una primera etapa en los grupos identificados como más vulnerables, para los cuales establecieron horarios de atención por un grupo sicológico virtual.

Con espacios precisos para las familias con niños y jóvenes, para los adultos mayores, personas con vínculos con migrantes y para el personal de salud y de servicios, el objetivo es acompañar, escuchar y ayudar a encaminar los sentimientos y actitudes hacia modos saludables de convivencia.

La penetración de internet en el país, que cuenta con más de seis millones de líneas móviles, a partir de datos de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), ha facilitado el surgimiento de proyectos en Youtube, podcast y transmisiones en vivo, además de los grupos en las aplicaciones que permiten la mensajería.

Así, se comparten propuestas como la del video de Youtube sobre perfeccionamiento sicológico en condiciones de aislamiento para atletas, presentado por la máster Larién Lopez Rodríguez, especialista en el área de la sicología deportiva. O el podcast de la sicóloga Lisneth Rodríguez, de la Universidad de Holguín, denominado Déjame entrar: salud en la distancia, y que se encuentra disponible en la página web de ese centro de Educación Superior.

Orientación sicológica, prioridad dentro del Plan nacional contra la COVID-19

La orientación sicológica en medio de la crisis sanitaria cuenta con todo el apoyo de las máximas autoridades del país, y así lo ha reiterado en las reuniones del grupo temporal de trabajo que chequea diariamente el plan nacional de enfrentamiento a la pandemia, el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Por otra parte, el ministro de Salud Público, doctor José Ángel Portal Miranda, explicó en el espacio televisivo Mesa Redonda que  “existe un programa para la prevención y manejo de las afectaciones psicológicas, al tratarse de un asunto que no solo a afectado al pueblo sino a los trabajadores de la salud, sobre todo a aquellos están vinculados de manera directa a los pacientes confirmados”.

Señaló que esta iniciativa contempla acciones de comunicación elaboradas de conjunto con prestigiosos profesores de las facultades de Comunicación y de Psicología de la Universidad de La Habana. Además, ha participado la Sociedad Cubana Psiquiatría y de Psicología, y la Escuela Nacional de Salud Pública.

Dichas acciones, dijo, beneficiarán a la población en riesgo, ingresados, enfermos y  trabajadores de la salud, sometidos a un nivel de estrés importante.

Ayuda también desde la comunidad

Otros espacios como los comunitarios no han sido abandonados. Las universidades y los centros de estudio han puesto sus conocimientos al servicio de la sociedad.

Es el caso del Grupo de Estudios sobre Familia del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociales (CIPS), que inició a mediados de abril el servicio Acompáñame, que responde al Programa de Atención al Trabajo de Cuidados (PATC).

Es un proyecto solidario, informativo y de orientación, destinado a brindar apoyo afectivo a las personas mayores de 65 años que viven solas o que no cuentan con el apoyo familiar necesario, según detalla el CIPS en su página de Facebook.

La iniciativa, que ofrece teleasistencia alternativa personalizada con carácter preventivo y se desarrolla sobre la base de redes comunitarias, surgió a petición de la Casa de Abuelos “Celia Sánchez Manduley”, ubicada en el municipio de Plaza de la Revolución, el segundo más envejecido en el país.

Se han abierto también programas o secciones en los medios de comunicación y algunos servicios especializados, como el proporcionado por un grupo de sicólogos holguineros para atender, por vía telefónica, al personal de salud que se encuentra asistiendo a los pacientes diagnosticados con el SARS CoV-2.

Creado para brindar apoyo sicológico, contención emocional y algunos recursos para manejar la ansiedad, la depresión u otras alteraciones que pudieran presentarse en el desempeño de su labor, en él intervienen 15 profesionales del Capítulo de Psicología de la Salud del territorio de Holguín, en el oriente del país.

Desde sus hogares estos especialistas velan por la salud mental de quienes están en la llamada zona roja, luchando contra un enemigo invisible y letal.

Tanto esta modalidad, como otras puestas en práctica durante la pandemia, han sido posibles por la preparación profesional de los sicólogos, la experiencia y, sobre todo, por su humanismo.

Texto: Redacción Bienvenidos