A partir de mañana, 18 de junio, todas las provincias cubanas, entrarán en la primera fase de la etapa gradual de recuperación post COVID-19, a excepción de La Habana, epicentro de la pandemia en el isla, y Matanzas, que aún registran casos positivos a la enfermedad y por tanto no alcanzan los indicadores sanitarios aprobados.

Las autoridades gubernamentales y sanitarias han reiterado la necesidad de la disciplina y responsabilidad ciudadanas en esta etapa de recuperación post COVID-19, y en el cumplimiento de las medidas de protección, higiene y distanciamiento físico que se mantienen vigentes, con el propósito de transitar gradualmente hacia la nueva normalidad, como una vía para minimizar los riesgos.

Las fases uno y dos de la etapa de recuperación post COVID-19 en la mayor de las Antillas, se aplicarán en dependencia de las características y circunstancias de cada provincia cubana, de las cuales trece y el municipio especial Isla de la Juventud, desde hace más de dos semanas no detectan nuevas personas contagiadas con el SARS-CoV-2.

En el caso de la tercera fase transcurrirá con medidas y acciones comunes para todos los territorios del país.

Se mantendrán suspendidos los vuelos comerciales y solo arribarán aquellos que trasladen a los residentes en Cuba, los que sean humanitarios, de colaboradores y carga.

Abre el turismo solo para el mercado nacional, sin incluir los cayos del norte y sur de Cuba, destinados a alojar a los viajeros internacionales, que estarán limitados a esa porción del territorio cuando comience la segunda fase de reapertura y llegarán en vuelos chárter.

Se restablece en las provincias citadas el transporte urbano e intermunicipal con determinadas medidas de seguridad como el uso del nasobuco y el distanciamiento físico, y los viajes interprovinciales para intereses de los organismos estatales.

Se continuará fomentando el teletrabajo o trabajo a distancia y se reanudan los servicios del sector privado; recomienzan a prestar servicios los centros hospitalarios al 50 por ciento de la capacidad.

El curso escolar culminará en septiembre, con clases durante 10 semanas, y en noviembre comenzará el nuevo curso.

Reabren los gimnasios estatales y particulares los cuales atenderán a determinadas medidas sobre todo relativas al contacto físico; las piscinas abrirán al 30 por ciento y también cumplimentarán determinadas medidas de higiene y desinfección, y se autorizará el acceso a las playas con vigilancia, para contribuir a que se cumplan las regulaciones sanitarias para prevenir el contagio.

En la segunda fase iniciará la 60 Serie Nacional de Beisbol, teniendo como premisa el distanciamiento físico, y otras medidas para evitar la propagación del virus SARS-CoV-2.

Las iglesias y centros de culto restablecerán sus servicios religiosos, evitando las aglomeraciones.

En cuanto al ámbito de la cultura, abrirán sus puertas museos y galerías, y se restituirá la comercialización de productos culturales y del talento artístico respetando rigurosos protocolos de prevención de salud.

Se adoptarán otras medidas de recuperación y también de control en esta primera fase que serán publicadas en la próxima semana en un tabloide con una descripción detallada de cada una de las mismas.

 Cuba ha demostrado un efectivo plan en contra de la pandemia de la COVID-19, como fue reconocido en conferencia virtual continental celebrada en el día de ayer, en la que la gerente de incidente de Organización Panamericana de la Salud (OPS) para la COVID-19, Sylvain Aldighieri, destacó que en Cuba: « el rastreo de contactos, combinado con otras actividades, han permitido una reducción de la tasa de incidencia durante las últimas semanas».

Texto: Redacción Bienvenidos