En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal
En el Museo de la Ciudad de La Habana muchas flores para un excepcional cubano Eusebio Leal

Muchos fueron los cubanos que esperaron en las afueras del Museo de la Ciudad de La Habana para rendir tributo al doctor Eusebio Leal Spengler con la firma del libro de condolencias que se abrió en este recinto el pasado sábado 1ro de agosto, en los predios del eterno Historiador de La Habana.

Desde ayer también, el banco interior del otrora Palacio de los Capitanes Generales, en el cual el doctor Eusebio Leal acostumbraba a sentarse a descansar y a meditar se llenó de flores al igual que el espacio delante de la escalera, las cuales fueron llevadas hasta allí para mostrar respeto y tributo ante la desaparición física del perpetuo enamorado de la historia patria y de La Habana.

Alguien dijo por estos días que Leal «era un gran cubano», y esa frase resume su trascendencia multidimensional, y quizás explique cómo es posible que por la muerte de alguien a quien no conocemos de cerca, se pueda sentir una tristeza tan honda, tan dolorosa, tan incómoda.

No solo en la capital se ha puesto a disposición de la población un libro de condolencias; son varias ya los provincias que multiplican este gesto, coherente con el hecho de que Eusebio no era solo de La Habana, era de todo el país, y por el patrimonio de todo este país batalló durante más de 50 años poniendo al servicio de este propósito toda su erudición, empeño, fuerza y pasión.

El libro de condolencias se mantendrá abierto al público durante toda la jornada de hoy en el Museo de los Capitanes Generales, relevante inmueble que junto a otros muchos del Centro Histórico, le deben a Leal su restauración y actual magnificencia.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos