Hoy fue anunciado en Moscú por parte del presidente de Rusia Vladímir Putin que esa nación ha aprobado una vacuna contra la COVID-19 luego de haber sido ensayada su efectividad en humanos por espacio de dos meses.

Esta aprobación abre las vías para la aplicación masiva de la vacuna, primera aprobada en el mundo, a la vez que culminan las fases finales de los ensayos clínicos para demostrar la seguridad y la validez de la misma.

El anuncio fue realizado por el líder del Kremlin, en una reunión de los miembros del gobierno que preside que fue trasmitida por la televisión estatal. «Esta mañana se ha registrado, por primera vez en el mundo, una vacuna contra el nuevo coronavirus», señaló el mandatario y agregó que dicha vacuna, desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú, es segura, y además reveló que la misma ha sido administrada a una de sus hijas.

 «Se que funciona bastante bien, genera una fuerte inmunidad, y repito, ha pasado todos los controles necesarios», dijo igualmente, y añadió que la aprobación de la vacuna por el Ministerio de Salud da paso al inicio de un ensayo a escala más grande con miles de participantes, comúnmente conocido como ensayo de fase III, y que esperan que pronto comience la producción a escala masiva.

Por otra parte en una sesión informativa de las Naciones Unidas en Ginebra, Tarik Jasarevic portavoz de la OMS, dio a conocer que la organización que representa está en estrecho contacto con las autoridades sanitarias rusas y que están discutiendo sobre la posible precalificación de la vacuna contra la COVID-19.

«La precalificación de cualquier vacuna incluye rigurosos exámenes y evaluaciones de todos los datos sobre seguridad y eficacia», explicó el funcionario del organismo sanitario responsabilizado con dicha precalificación.

La semana pasada la OMS dio a conocer que existían ya seis candidatos vacunales avanzados, entre ellos los desarrollados por China, Estados Unidos, Gran Bretaña, sin embargo, la vacuna rusa, no figuraba en esta nómina.

Tarik Jasarevic declaró que la OMS se siente animada «por la rapidez en que se están desarrollando las vacunas» y espera que algunas de ellas «se muestren seguras y eficientes».

Rusia, que ha nombrado a la vacuna Sputnik V, en franco recordatorio al primer satélite de la historia, ha recibido hasta el momento solicitudes de más de 20 países por un total de 1 000 millones de dosis de la recién registrada vacuna.