La Compañía de Cruceros Británica Fred Olsen Cruise Line acaba de anunciar que el puerto de La Habana se convertirá en la base de embarque y desembarque en el Caribe para sus navíos a partir de la temporada 2021-2022.

Se hace evidente que Fred Olsen Cruise Line actúa por agradecimiento, ya que a mediados de marzo pasado fue Cuba la única nación de la región que abrió su puerto de La Habana, para permitir la entrada de 682 pasajeros y 381 miembros de la tripulación que viajaban en su transatlántico MS Braemar, entre los cuales cinco personas presentaban síntomas de la COVID-19.

El gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte había solicitado a las autoridades cubanas el permiso de atraque en un puerto cubano del crucero MS Braemar, y la ayuda para la posterior repatriación por vía aérea de l todos los pasajeros, lo cual fue facilitado de forma segura en vuelos chárter hacia el Reino Unido.

Clare Ward, director de producto y servicio al cliente de Fred Olsen Cruise Lines, explicó a la prensa el interés de tener a La Habana como puerto base, no solo porque los cubanos son amigos generosos sino porque esta operación permitirá a dicha compañía  «mostrar el Caribe en todo su esplendor».

Texto: Redacción Bienvenidos