Toque de queda en La Habana para vencer a la COVID-19
Toque de queda en La Habana para vencer a la COVID-19
Toque de queda en La Habana para vencer a la COVID-19
Toque de queda en La Habana para vencer a la COVID-19
Toque de queda en La Habana para vencer a la COVID-19

Ayer primero de septiembre La Habana inició el período de mayor restricción desde que fuera declarada la pandemia de la COVID-19 en el mundo, pues el peligroso rebrote de la enfermedad en la ciudad, convertida en epicentro de la epidemia, y la necesidad de mantener fundamentalmente el distanciamiento físico como vía de prevención, han determinado la adopción de nuevas medidas más rigurosas.

Los datos de ayer arrojan que de 4.958 muestras que se estudiaron, 33 resultaron positivas al coronavirus SARS-CoV-2 para un acumulado de 4.065 enfermos en el país desde marzo pasado; se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínico-epidemiológica 1206 pacientes: 28 en vigilancia, 605 sospechosos y 573 confirmados.

De los 33 nuevos casos de COVID-19, 23 son de la capital, situación que se ha repetido en los últimos días, con las agravantes de la gran cantidad de enfermos asintomáticos que se reportan y la dispersión del contagio por todos los municipios habaneros.

Toque de queda en La Habana

Muchas son las imágenes que se aprecian hoy en las redes sociales, fundamentalmente en Facebook, de calles habaneras solitarias en contraste con el continuo ir y venir de personas al que están estas habituadas.

Y es que una de las precauciones es la prohibición de la movilidad de personas y vehículos en el horario comprendido entre las 7 de la noche y las 5 de la mañana, disposición que de cumplirse disciplinadamente hasta el 15 de este mes, como ha sido orientado por las autoridades gubernamentales, sin dudas contribuirá al control de la trasmisión del virus.

Por otra parte La Habana también está incomunicada con el resto del país ya que se ha limitado estrictamente el acceso o salida del territorio salvo en casos excepcionales.

Tampoco los habaneros pueden hacer estancia en parques o áreas públicas y menores, ancianos y personas que presenten alguna discapacidad no pueden salir de sus casas. Las fiestas de cualquier naturaleza han quedado prohibidas en cualquier horario, e igualmente la ingestión de bebidas alcohólicas en lugares públicos.

El curso escolar no comenzó ayer en la capital cubana, y los estudiantes de todos los niveles de enseñanza continuarán recibiendo los contenidos por la vía de las teleclases, hasta culminar el curso 2019-2020.

Está triste La Habana; después de las 7 de la noche, parece una urbe deshabitada, pero sus habitantes cumplen con estas duras medidas con la esperanza de poder romper las cadenas de trasmisión y así vencer a la COVID-19.

Texto: Redacción Bienvenidos

Fotografía: Cortesía Ramón Espinosa / AP