Hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó a todos los países a potenciar las inversiones en los sistemas de salud teniendo en cuenta la terrible situación provocada por la pandemia de la COVID-19 en el mundo.

Esta solicitud fue realizada por Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general   de la OMS, en el contexto de la 70 sesión del comité regional de la OMS para Europa; en el encuentro, el directivo aseveró que cada gobierno debe cimentar un sistema sanitario robustecido que sea capaz de enfrentar crisis sanitarias como la que actualmente asola al planeta con tal perjuicio para los seres humanos.

Seguidamente advirtió el mandatario: «Ya no podemos retorcernos las manos y decir que se debe hacer algo. Es hora de que los países se ensucien las manos y construyan sistemas de salud pública para garantizar que una pandemia de esta magnitud y gravedad nunca vuelva a ocurrir».

Recordó además, que naciones desarrolladas y con avanzados sistemas de salud también se han visto colapsadas ante este flagelo que ya ha provocado la muerte de casi 920 mil 931 personas.

«Este virus no será la última pandemia, ni la última emergencia de salud mundial, pero con las inversiones políticas y financieras adecuadas ahora, podemos prevenir y mitigar futuras pandemias y proteger nuestro futuro y el de las generaciones venideras», precisó.

Por otra parte subrayó la importancia de la solidaridad entre los pueblos y la obligatoriedad de aprender de las experiencias dejadas por la COVID-19 que ha provocado transformaciones drásticas en los sistemas de salud, las economías y las sociedades, por lo que, explicó, la preparación en cuestiones de salud debe ser sistemática y llevada a cabo de conjunto por las naciones ya que ninguna por sí sola puede afrontar una pandemia de tal magnitud.

Señaló que la falta de previsión en el universo sanitario incrementa el peligro de los seres humanos frente a enfermedades letales, catástrofes naturales y efectos perniciosos del cambio climático, y añadió que por esta razón las inversiones económicas en la salud no son «caridad», y así lo demuestran aquellos países con índices positivos de enfrentamiento a epidemias anteriores como el SARS, el MERS, el H1N1, el ébola y otros.

A continuación dijo que el 2020 ha sido un llamado de atención. «La Covid-19 impuso un costo terrible a la humanidad. Estas han sido lecciones duramente ganadas. Debemos aprender de ellas y debemos reconstruir».

Hacia el final de su intervención en la 70 sesión del comité regional de la OMS para Europa, Tedros Adhanom Ghebreyesus, alertó: «No sabemos cuál será la próxima emergencia de salud, pero sabemos que llegará, y debemos estar preparados».

Texto: Redacción Bienvenidos