En la Gaceta Oficial de la República de Cuba apareció publicada el pasado día 14 de noviembre la Resolución número 293 del año en curso que establece una tasa sanitaria por los servicios de Control Sanitario Internacional que se aplican a todos los viajeros que arriben al territorio nacional por aeropuertos, puertos y marinas.

Dicha disposición toma en consideración la letra del Reglamento Sanitario Internacional (RSI 2005) que se encuentra vigente desde el 15 de junio del año 2007, del cual Cuba es signataria, y que en su artículo 40 regula lo referido al cobro de tasas por las medidas sanitarias relativas a viajeros.

Igualmente esta resolución atiende a la necesidad de que los ingresos por concepto de dicha tasa sanitaria contribuyan a financiar los costos en que se incurran al aplicar las medidas higiénico-sanitarias de atención a las personas que arriben al territorio nacional, como parte de las acciones contra la propagación internacional del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19.

La Resolución No. 293/2020, dispone asimismo que los transportistas aéreos, así como las navieras o propietarios de las embarcaciones, incluidas las de recreo, ejecutarán el pago de la tasa correspondiente de sus pasajeros y tripulantes, a través de los operadores aeroportuarios, portuarios y de marinas, así como agentes de buques, según corresponda.

La cuantía de la tasa sanitaria es de treinta dólares estadounidenses o su equivalente en cualquier otra moneda libremente convertible, y se exime del pago de la misma a los tripulantes de naves o aeronaves cuya estancia en el territorio nacional sea menor a las 24 horas.

El texto legal añade que los ministros de Salud Pública, del Transporte y de Turismo, quedan encargados de garantizar que las autoridades sanitarias, aeroportuarias, portuarias, de las marinas, y agentes de buques, establezcan los procedimientos contables y financieros para la gestión y cobro de la tasa sanitaria, así como su asignación efectiva al destino previsto.

Esta resolución entrará en vigor a partir del próximo día primero de diciembre de 2020 y se aplicará todos los viajeros que arriben al país, los cuales recibirán atención médica según los protocolos de bioseguridad aprobados, que incluyen  el chequeo de la boleta de declaración de sanidad donde se precisa si ha estado en contacto con algún caso portador del virus, y especifica el lugar donde residirá durante su estancia en el país; la medición de la temperatura con termometría digital, y la toma de una muestra para efectuar los exámenes PCR en tiempo real.

Posteriormente en el lugar donde residan serán objeto de vigilancia epidemiológica durante diez días; al quinto día del arribo, se les aplicará un nuevo PCR y solo al recibir el resultado negativo de este terminará el proceso de atención sanitaria.

Texto: Redacción Bienvenidos

Foto: Facebook Luis Carlos Góngora