En el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, se exhibe por estos días la muestra En ningún lugar como en casa, del popular artista visual cubano Alexis Leiva Machado (Kcho), y que estuvo comisariada por la prestigiosa experta Corina Matamoros.

El propio título expresa que con la exposición, el creador hace una declaración de prioridades artísticas y personales: en ningún lugar siente la admiración y comprensión de la gente como en Cuba, porque él sí que «es profeta en su casa»

Con En ningún lugar como en casa,  Kcho llega por tercera vez a Bellas Artes, donde expuso por primera vez a principios de los 90; la misma constituye una antología de la exitosa carrera que ha desplegado en las artes visuales durante 30 años, y que lo han convertido en uno de los creadores insulares de mayor notoriedad internacional, en un mercado tan difícil como por el que transita.

El conjunto expositivo actual es bien vasto, y ocupa gran parte del Edificio de Arte Cubano de la mencionada institución; en los espacios exteriores se han emplazado esculturas en metal, y el patio acoge las instalaciones, algunas piezas tridimensionales, así como un taller de artes gráficas.

Arriba en el tercer piso, la sala transitoria es el área destinada al Museo Orgánico de Romerillo, que es la constatación de los resultados de la ingente labor comunitaria desarrollada por el artista en este desfavorecido barrio habanero.

Hay aquí, una sección que exhibe dos recientes series de dibujos, y que tiene paredes empapeladas para que Kcho pinte allí mismo, en contacto con el público asistente.

Muchas de las piezas que conforman En ningún lugar como en casa, fueron conservadas por el pintor, escultor, instalacionista, grabador, artista del performance y curador, contra vientos y mareas comerciales, porque quería que se quedaran con él, precisamente en casa, pues ha asegurado, que aquí adquieren un significado diferente, más cercano.

Así ocurre con Lo mejor del verano, inspiración de comienzos de la década el 90, que fue muy demandada por el Museo de Arte de Nueva York, una oferta, bien tentadora, por el prestigio añadido de ser exhibida en la acreditada y célebre MOMA.

El artista trae ahora esta compilación visual, caracterizada, como su obra toda, por la reflexión y la sencillez profunda y poética de los materiales reciclados y naturales de los que se auxilia; la misma está conformada, por trabajos como  La Regata, La peor de las trampas, Archipiélago de mi pensamiento,  El pensador, y un fragmento de su conjunto escultórico La Jungla.

Kcho, ha logrado colocar sus obras en muchos relevantes espacios geléricos del mundo, entre ellos, el Jeu de Paume en París, el Palacio de Cristal del Reina Sofía de Madrid, y el Museo de Arte Contemporáneo de Tokio,  pero Nunca como en casa; el compendio  visual podrá ser apreciado por el público en el Edificio de Arte Cubano del Museo  Nacional de Bellas Artes de Cuba hasta el mes de abril del venidero 2021.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos