En momentos en que las personas que deciden viajar en el mundo solo lo hacen a destinos que garanticen su salud y seguridad, que Meliá Hotels International confirme esta fortaleza de Cuba, es una importante carta de presentación para las operaciones turísticas de la isla.

Además, la compañía española ratifica su compromiso con la industria del ocio en la mayor de las Antillas, a través de presentaciones de nuevas y atractivas ofertas, y de innovaciones de productos caracterizados por la digitalización, como alternativa viable en tiempos de pandemia.

No solo Melía es un grupo hotelero de gran prestigio internacional, sino que se conoce el nivel de exigencia de esta compañía española por mantener sus estándares de calidad, bajo cualquier circunstancia.

En este sentido, han sido muy creativos sus especialistas y directivos, en la implementación de precauciones de seguridad y salud como el reconocido Stay Safe With Meliá, certificado por el Bureau Veritas.

Dicho proyecto persigue esencialmente la seguridad para colaboradores y clientes, a partir de la reducción del contacto entre las personas en los diferentes momentos del periodo de estancia; la optimización de los procesos operativos, lograda con la simplificación y digitalización de los servicios, y el acomodamiento de cada una de las marcas de la empresa hotelera a los nuevos requerimientos y necesidades de los huéspedes.

A la par, Meliá Hotels International, decidió desarrollar dos interesantes y competitivos programas; uno de ellos, el Work from Cuba, está dirigido fundamentalmente al mercado canadiense, y motiva los viajes a la vez que crea las condiciones, y facilita, el trabajo remoto o a distancia.

Otra propuesta, es el programa de largas estancias, con el que brinda tarifas especiales y tentadoras para permanecer el tiempo que desee el visitante, y que ha recibido gran aceptación por parte de los mercados de Canadá, Rusia y Alemania.

En declaraciones a la prensa, la directora de Comunicación y Marketing de la compañía, Maite Artieda, reiteró que Cuba siempre se ha considerado un sitio fiable, pero con la gestión realizada a propósito de la contingencia sanitaria ha sido «modélica en el contexto mundial, un valor que tenemos que potenciar», declaró.

Las instalaciones del grupo obtuvieron la certificación de Turismo más Higiénico y Seguro, conferida por los ministerios de Salud Pública y de Turismo cubanos, lo cual es también una carta de garantía para la estrategia de comercialización de cara a los mercados internacionales.

Durante el periodo de cierre de las fronteras cubanas, algunas instalaciones de Meliá como el Internacional de Varadero y Sol Palmeras, en el mismo balneario, recibieron turismo nacional; otros, como el Meliá Habana y el Trip Habana Libre, acogieron vuelos humanitarios y viajeros que quedaron varados en el país por la crisis sanitaria, y en muchas se acometieron labores de mantenimiento y adaptación de los espacios, a  los protocolos de seguridad; entre las mejoras y elevación del confort, desde la presente temporada invernal, todos los huéspedes de Meliá en Cuba, dispondrán de servicio gratuito de conexión a Internet, vía Wi-Fi.

La reanudación de las operaciones turísticas propiciaron la reapertura del Meliá Península Varadero, el Tryp Cayo Coco, el Meliá Cayo Coco, el Meliá San Carlos, en Cienfuegos y el Paradisus Río de Oro en Holguín, a los que se irán sumando, en dependencia de la demanda de los turoperadores internacionales, el resto de los hoteles Melía Cuba que recibirán a sus clientes en entornos seguros, tranquilos y saludables.

Texto: Redacción Bienvenidos