Como parte de los festejos por el aniversario 507 de la fundación de la Villa de la Santísima Trinidad, tuvo lugar la reapertura del Teatro La Caridad, resultado de una restauración capital, luego de tres décadas de clausura.

Este prolongado cierre estuvo determinado por la falta de mantenimiento, los estragos del tiempo y las secuelas de varios fenómenos meteorológicos que incidieron en su destrucción, como es el caso de los vientos huracanados del ciclón Dennis, en julio de 2005, que le arrancaron la cubierta y la arrojaron a la vía pública.

Devolverlo a su magnificencia fundacional, requirió de un proceso inversionista iniciado en 2012, cuando se trabajó en los aleros y las dos primeras crujías, que son grandes espacios de armadura y cubierta característicos de las viviendas coloniales. En medio de la restauración, el poderoso huracán Irma, en el año 2017, derrumbó el pretil original del teatro y el alero recién renovado.

Este edifico neocolonial, uno de los más sugestivos de la urbe colonial, en cuyo escenario se presentaba lo mejor de la música y a danza en el temprano 1936, resistió las embestidas del tiempo, y finalmente ha renacido  gracias al proceso de restauración, tutorado por la Oficina del Conservador de la ciudad trinitaria y el Valle de Los Ingenios, y con la colaboración de entidades especializadas del Ministerio de Cultura que completaron la tecnología,  el equipamiento y realizaron el diseño escenográfico.

La magna intervención de este inmueble identitario de la tercera villa fundada en Cuba, estuvo dirigida a la cubierta, nave principal, primera crujía, salón principal, escenario, camerinos, platea, caminos auxiliares, iluminación, sistema de climatización, mobiliario y la fachada que cuenta con nueva carpintería; se ejecutó el resane de muros y la recuperación de redes eléctricas e hidrosanitarias,  se aseguró el  sistema de alarmas y contra incendios, y entre los beneficios de la restauración, destaca el rescate de las pinturas murales originales del coliseo.

La Villa de la Santísima Trinidad, fundada en enero de 1514, es Patrimonio Cultural de la Humanidad, desde 1988; cuenta con un centro histórico que abarca cincuenta manzanas e incluye más de doscientas edificaciones de alto valor patrimonial, entre ellas el Teatro La Caridad.

La gala de reapertura de la emblemática institución cultural,  a la que asistieron solo 200 espectadores, como medida de aislamiento físico a causa de la crisis sanitaria que atraviesa el país, contó como anfitriones con el maestro José María Vitier, la soprano Bárbara Yanes, y el músico trinitario Carlos Irarragorri.

El inmueble, reluce magnífico hoy en su calle de Jesús María, y contribuye   al sempiterno esplendor de esa hermosa ciudad a la que todos quieren volver y hacer un viaje a la historia colonial cubana con los beneficios de la modernidad.

A partir de este momento, Trinidad volverá a presumir de sumar a sus valores una pieza histórica y patrimonial, que a sus casi 85 años acogerá espectáculos, musicales, danzarios y teatrales para disfrute de los trinitarios que celebran jubilosos el cumpleaños 507 de su entrañable villa.

Texto: Redacción Bienvenidos