Las autoridades de La Habana determinaron en la tarde de ayer la implementación de más de un centenar de medidas para contrarrestar la propagación de la COVID-19 en la actual etapa de trasmisión autóctona limitada a la cual regresó la provincia a causa del deterioro de sus principales indicadores asociados a la crisis sanitaria.

La tasa de incidencia se ha incrementado en la capital   en los últimos 15 días y en el día de ayer es de 46,1 casos por cada 100 mil habitantes.

Teniendo en cuenta que el territorio se encuentra en una etapa de mayor complejidad por el incremento y dispersión de los casos positivos a la enfermedad se adoptarán nuevas medidas, y los conceptos principales que regirán la gestión en esta etapa de trasmisión autóctona, serán: priorizar las tareas fundamentales para lograr el aseguramiento a la economía; continuar con la puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento; fortalecer los servicios fundamentales y básicos de la población, y evitar en todos los escenarios las altas concentraciones de personas y regresar a la etapa de recuperación de la COVID-19.

Una nueva medida es la limitación del   transporte urbano capitalino que funcionará solo de 5 a.m. hasta 9 p.m. El transporte interprovincial cesó desde el pasado martes, pero tienen acceso libre los camiones y otros medios que abastecen a mercados y puntos de venta de la ciudad.

Entre las medidas se cuentan, además limitar la venta en las unidades comercializadoras de las diferentes cadenas a productos de primera necesidad , específicamente de alimenticios y  de aseo, en este mismo orden  se incrementará el enfrentamiento y el sistema de organización y control en las colas para evitar conglomerados de personas por el riesgo de trasmisión que implica.

En cuanto a las instalaciones turísticas, solo brindarán servicios para clientes extranjeros presentes en el territorio; los hoteles operarán, con una ocupación de hasta un 60 por ciento, en función de las características de cada instalación, siempre que se asegure el distanciamiento físico en todas las áreas, y cesarán las actividades de las agencias de viajes y buró de turismo.

Se suspenderán los servicios extrahoteleros, y el funcionamiento de los Centros Nocturnos de las instalaciones hoteleras (Club, Cabaret, Salas de Fiestas, Discotecas).

Las notarías de la provincia, interrumpirán sus servicios, al igual que el Registro de la Propiedad, los 13 Palacios de los Matrimonios y 2 Salas Matrimoniales, y   los Registros Civiles solo funcionarán para inscripciones de los actos de nacimientos y defunciones.

 En el periodo se mantendrá cerrados los círculos sociales, parques de diversiones, salas de juegos, zoológicos, acuarios, jardines botánicos, bibliotecas,   librerías,   museos,  galerías, cines, teatros, recintos feriales,  las 644 instalaciones de Joven Club, heladerías, soderías y  otros similares.

 Igualmente no se realizarán eventos internacionales, y las bases de entrenamiento con extranjeros; se mantendrán cerrados gimnasios, los biosaludables y los Combinados Deportivos.

Los Centros Culturales de ARTEX y la EGREM no brindarán servicios al igual que sus tiendas y las del Fondo Cubano de Bienes Culturales y la red de la Casa de las Américas.

Se ratifica que se interrumpe el curso escolar. En el caso de los Círculos Infantiles que se mantengan funcionando se aplicarán de manera inflexible las medidas higiénico sanitarias.

Tanto las autoridades provinciales como las del país, llaman la atención acerca de lograr mayor responsabilidad de las familias y viajeros en la protección de las personas cercanas y de manera particular de niños y jóvenes.

Se ha dado a conocer que las entidades encargadas de hacer cumplir por parte de la población y las instituciones estatales los protocolos aprobados, serán rigurosos en el control y exigencia, y que   los que infrinjan la ley, no solamente podrán ser multados con altas cuantías, sino que en dependencia de la infracción, actitudes y circunstancias, podrán ser objeto de un tratamiento jurídico penal.

En la etapa que recién comienza para la capital, las autoridades sanitarias incrementarán la vigilancia epidemiológica y las acciones de control de focos en las viviendas, que suman 16 en el territorio, así como el estudio poblacional para detectar posibles casos asintomáticos

Ha trascendido además, que se aplicará el Nasalferón al ciento por ciento de los viajeros que arriben al país y sus convivientes intradomiciliarios.

Según palabras del presidente cubano Miguel Díaz-Canel, el combate contra la COVID-19, en el actual dificultoso contexto, tiene ante sí dos grandes desafíos, por una parte, la atención a los viajeros que arriben al país y la adecuada preparación de sus familias, para garantizar así un aislamiento efectivo en las moradas, que impida el aislamiento de  los casos.

Igualmente se deberá hacer énfasis en el trabajo con la trasmisión autóctona que contempla la oportuna identificación de los sospechosos y sus contactos, así como la aplicación estricta de las medidas de prevención y control, y de los protocolos de tratamientos.

Texto y Foto: Redacción Bienvenidos