Así es el aislamiento para los viajeros a Cuba en el hotel Comodoro
Así es el aislamiento para los viajeros a Cuba en el hotel Comodoro
Así es el aislamiento para los viajeros a Cuba en el hotel Comodoro
Así es el aislamiento para los viajeros a Cuba en el hotel Comodoro
Así es el aislamiento para los viajeros a Cuba en el hotel Comodoro
Así es el aislamiento para los viajeros a Cuba en el hotel Comodoro

El hotel Comodoro ubicado en La Habana, es uno de los hoteles que se está ofertando en los paquetes turísticos Cuba es Salud diseñados por Cuba para pasar el aislamiento, a raíz de la medida sanitaria de aislamiento obligatorio para los viajeros que no formen parte de un grupo turístico, puesta en vigor desde el pasado 6 de febrero.

Omar Milián Torres, director general de la instalación intercambió con la prensa extranjera, los detalles de la aplicación de los protocolos de bioseguridad que el Comodoro pone en práctica con sus huéspedes en aislamiento.

Omar Milián Torres, director general del Hotel Comodoro

Conocimos por Milián Torres que desde el 11 de marzo del 2020, este hotel ha mantenido todos sus servicios en función del aislamiento de clientes internacionales, pasajeros, viajeros y empresarios que laboran en la mayor de las Antillas, y el directivo aseguró a propósito: «Nosotros cumplimos estrictamente todos los protocolos higiénico-sanitarios orientados para el enfrentamiento a la COVID-19».

SMC

Protocolos de bioseguridad aplicados

Para nosotros no son una novedad los protocolos de aislamiento, ya tenemos experiencia desde el mes de marzo en la aplicación de los mismos.

En nuestra instalación se han detectado 21 casos positivos y afortunadamente ninguno ha sido trabajador del hotel, todos son viajeros que han dado positivo a los PCR que les han realizado a su llegada al país, esto es una muestra del rigor con que trabajamos los manuales de bioseguridad.

Estas personas se han recuperado en unidades hospitalarias de La Habana y luego se han reintegrado a sus labores, o han iniciado sus vacaciones, todos sin excepción.

A partir del día 6 de febrero, en que el país tomó la decisión de que todos los viajeros que arribaran al país cumplimentaran un aislamiento institucional, hemos acogido a este tipo de clientes.

Se hace con ellos el chequeo de la entrada, y reciben una manilla diferenciada; personal del hotel los acompañan a la habitación,  y el   equipo médico que permanece prestando servicio en el hotel las 24 horas del día,  los atiende tres veces al día, les toma de temperatura , realiza entrevistas para conocer el estado general,  y les da seguimiento permanente para que los clientes se sientan seguros; estos no pueden salir de sus habitaciones, y al salir a los balcones deben usar la mascarilla o nasobuco, de manera obligatoria.

Los protocolos que cumplimentamos son los establecidos para un Hotel higiénico y más seguro, del Ministerio del Turismo, cuya certificación alcanzamos y seguimos trabajando en este sentido con mucho rigor.

Turista alojada en el hotel Comodoro para pasar el aislamiento.

Zona del hotel destinada a los clientes en aislamiento

La zona del hotel que hemos destinado a los clientes en aislamiento, es La Alborada; 80 bungalows de uno, dos y tres habitaciones, y otros con dos niveles y amplios espacios que pueden acoger a familias con niños.

Estos alojamientos cuentan con tv interactiva, Internet ilimitada y todas las facilidades para que los clientes, a pesar de estar aislados sin salir de la habitación, tengan un nivel de confort para que se sientan bien y comunicados con el exterior a través de las redes sociales, y puedan trabajar, si así lo requieren.

En estos momentos hay en aislamiento entre 80 y 100 viajeros procedentes de la mayoría de los continentes y las regiones.

Muchos de estos clientes están hospedados con sus familias, y en este caso también deben cumplir las medidas del protocolo y el hotel, les facilita la observancia de las mismas, más allá de que cada persona debe ser responsable de su salud.

Observar estos protocolos higiénico- sanitarios con tanto rigor nos permite sentirnos seguros con esta fortaleza y nuestros clientes también se sienten seguros en nuestra instalación.

El cliente aislado espera el resultado del segundo test de PCR que se le practica al quinto día de arribar al territorio nacional; de ser negativo este resultado, puede continuar su viaje como tenía previsto.

Medidas de bioseguridad aplicadas en la recepción del hotel

Los paquetes turísticos

El Comodoro es de los hoteles más demandados de la capital en función del aislamiento de los viajeros arribantes al país, y empresarios, a los cuales les damos cobertura según la disponibilidad de nuestra infraestructura.

Nuestros paquetes son comercializados por los receptivos nacionales Cubanacán Viajes, Havanatur, y Cubatur, tanto en los aeropuertos como a través de las ventas en línea, e incluyen 5 noches con 6 días, el traslado del aeropuerto al hotel, y desayuno, almuerzo y cena, un servicio que ha alcanzado un alto nivel de satisfacción de los clientes por la variedad y calidad de los platos.

El precio público del paquete está en el orden de los 60 USD por cliente; son tarifas económicas que se han fijado para todos los pasajeros que arriben al país, incluso, el PCR no constituye un cargo más para el cliente, pues el país, por medidas de seguridad, asume este gasto y las atenciones médicas que aquí se les dan.

Asimismo si el huésped requiere otro tipo de servicio personalizado a la habitación, también se lo prestamos, al igual que cualquier atención extra; nosotros nos ocupamos, con las autoridades médicas y el sistema de salud del país, de prestarle toda la atención una vez que ingresan al hotel.

Personal de limpieza realizando la labor de limpieza y desinfección de habitaciones

Medidas de seguridad en el servicio a la habitación

Todas estas operaciones cumplen con gran rigor los protocolos establecidos; afuera de las habitaciones se ubica una mesa donde se le deja al cliente el pedido que ha realizado; los alimentos y bebidas se sirven en vajilla y cubertería desechable, al igual que las servilletas, y cuando el cliente concluye, coloca todo esto en bolsas identificadas como riesgo epidemiológico, que son recogidas con el personal de higiene que las traslada a los sitios establecidos para su desecho final.

De igual manera se procede cuando se realiza el cambio de lencería, que también se coloca en bolsas similares para llevarla a la lavandería, prácticas estas que nos han dado muy buenos resultados.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos