A seguir afinando la calidad y la profesionalidad en cada acción emprendida en las fronteras aeroportuarias convocó el primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz, en un encuentro con directivos y trabajadores de la Aduana General de la República (AGR).

El Jefe de Gobierno destacó la calidad del capital humano de la AGR, y el exitoso cumplimiento de su misión primera que es «garantizar la seguridad nacional, como principal guardián de las fronteras del país», y añadió que «constituye un ejemplo de la política cubana de tolerancia cero ante las drogas y otras sustancias dañinas», pero a la vez precisó:

 «Una cuestión en la que hay que seguir insistiendo es que esa defensa de la frontera, ese trabajo profesional de ustedes, garantizando la seguridad nacional, tiene que ir acompañado de un buen trato, de una atención agradable a todo tipo de persona, de persuadir, de explicar, con buena forma, qué es lo que está establecido, y si es alguien que está violando lo que está establecido, explicarle bien qué es lo que se violó, por qué tiene que aplicarse una medida, con información oportuna, que no falte información, que no falte atención, porque ese es un asunto que no está totalmente resuelto».

A la par reclamó la atención al perfeccionamiento de los métodos y estilos de trabajo y a la simplificación de los trámites aduanales y normativas; en ese sentido abogó por regular lo estrictamente necesario, y comentó que para lograr estos propósitos es necesario seleccionar y preparar adecuadamente a quienes representan al país, y ofrecer todas las oportunidades posibles a los más jóvenes.

Numerosos participantes en el encuentro coincidieron en que igualmente es importante avanzar en la total informatización de la entidad, establecer alianzas con centros de altos estudios, y reiteraron la obligatoriedad de robustecer los empeños para incrementar la excelencia en el tratamiento al público, atendiendo a que aún perduran quejas, demandas e insatisfacciones de los viajeros por ineficiencias en los servicios aduaneros.

Manuel Marrero Cruz, se refirió asimismo, en la reunión realizada en el Palacio de la Revolución, ubicado en la capital, a los nuevos retos a los que ha obligado la COVID-19,   enfermedad, dijo, «que no deja espacio al error, no deja espacio a la equivocación», y agregó: « cuando avancemos hacia la nueva normalidad la Aduana General de la República deberá tener un papel decisivo para contribuir a elevar la calidad de vida del pueblo».

Texto: Redacción Bienvenidos