El acreditado Centro de Inmunoensayo (CIE), perteneciente al grupo empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma), anuncia que para finales de abril dispondrá del primer PCR-TR, ciento por ciento cubano.

Esta empresa biotecnológica, fundada en el año 1987, ha realizado un gran aporte a la batalla contra la COVID-19, y tiene como líneas de trabajo investigar, desarrollar y producir estrategias, tecnologías y productos que permitan el pesquisaje económica y científicamente sustentable de enfermedades metabólicas, transmisibles y no transmisibles, a ciclo completo, y fundamentalmente tiene como misión el desarrollo de sistemas de diagnósticos.

CIE exhibe entre sus fortalezas un capital humano profesional del más avanzado nivel científico y facilidades de un alto nivel tecnológico y de automatización para el desarrollo y la producción de la tecnología SUMA®, Equipos de la tecnología SUMA® y reactivos UMELISA®, resultados de la combinación adecuada del desarrollo científico y el elevado nivel de explotación de las tecnologías de avanzada.

El empleo del Sistema Ultramicroanalítico (SUMA), de muy alta calidad en las técnicas del inmunoensayo, ha contribuido marcadamente a las conquistas de la salud que exhibe Cuba, comparables con naciones del llamado Primer Mundo.

 El CIE, ha propiciado que el país sea el segundo en el mundo en poseer un programa completo de alfafeto proteína, que es el que permite el diagnóstico de malformaciones del cierre del tubo neural en las gestantes, de las cuales se han estudiado más de 4 millones y medio.

La isla es también el segundo estado a nivel internacional, que dispone de un programa completo con cobertura nacional de tecnología de avanzada para la detección del papiroidismo congénito, y con el mismo se han analizado cerca de 5 millones de neonatos.

A todos los recién nacidos cubanos, entre el quinto y el sexto día de nacidos, se les practica una prueba en el talón con una tecnología ciento por ciento cubana, que hace el diagnóstico de 6 enfermedades.

Por otra parte, el centro  contribuyó en alta medida a que Cuba fuera declarada en el año 2015 el primer país del mundo en eliminar la trasmisión del VIH de la madre al feto, gracias a la utilización de la tecnología SUMA® en la pesquisa a las gestantes y sus parejas.

Dicha tecnología aporta además al programa de sangre segura; así mismo al control de las enfermedades trasmisibles, que ya suman más de 11 millones de detecciones, y de las crónicas no trasmisibles, donde resalta en el programa para el control integral del cáncer.

CIE posee una red de más de 160 laboratorios; todos los municipios del país cuentan con al menos un laboratorio con tecnología SUMA®, más de 2 mil 500 servicios disponen de esta, con más de 4 mil equipos en todo el sistema nacional de salud.

Durante esta etapa de enfrentamiento a la COVID-19, el CIE se dirigió sobre todo a dotar al país de una batería de diagnosticadores UMELISA®, que fueron modificados en su cantidad y geometría de forma tal que utilizan menos muestra y menos cantidad de reactivos.

Igualmente, los cinco candidatos vacunales que hoy se desarrollan en Cuba se evalúan con un diagnosticador producido por CIE, y recientemente, el kits para la detección de antígeno recibió el registro del CECMED, después de una exitosa valoración externa en el Instituto Pedro Kourí.

En total CIE cuenta con 33 diagnosticadores para detectar 19 enfermedades, de estos 5 ya están registrados y con permisos para su uso; 16 equipos médicos, y 20 software, sistema que permite la conexión entre el equipo y los diagnosticadores, todos con soberanía tecnológica.

Como resultado del esfuerzo científico y tecnológico realizado por el CIE, en colaboración con el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, (CIGB),   a finales del presente mes la mayor de las Antillas dispondrá para su uso de un PCR-TR ciento por ciento cubano.

Texto: Redacción Bienvenidos