La fuerte crisis sanitaria de La Habana, ha determinado la adopción, por parte de las autoridades gubernamentales y sanitarias de la isla, de nuevas medidas que refuerzan las restricciones ya existentes con el objetivo de cortar las cadenas de trasmisión del coronavirus SARS-CoV-2.

El presidente de la República, Migue Díaz-Canel, anunció en su cuenta de Twiter, que en las próximas horas se darán a conocer nuevas medidas más enérgicas con el propósito de controlar el avance sostenido de la enfermedad en la capital.

La Habana, epicentro de la COVID-19 en la mayor de las Antillas, con una muy alta densidad y movilidad poblacional, ha mantenido durante varios meses la situación epidemiológica más compleja del país, al presentar, aproximadamente, más de la mitad del total de los casos positivos al SARS-CoV-2 reportados en las últimas jornadas, con cifras superiores a los 500 casos diarios, y desde la aparición de  la pandemia, el 47, 42 por ciento de las personas contagiadas a nivel nacional  residen en la capital.

Ocho de los diez municipios más afectados con la presencia de la COVID-19 en la isla, son habaneros: La Lisa, Diez de Octubre, Centro Habana, Habana Vieja, Arroyo Naranjo, San Miguel de Padrón, Habana del Este y Boyeros..

Ciertamente, Cuba avanza con paso categórico en la soberanía para la inmunización frente a la COVID-19,  con cinco candidatos vacunales, no obstante, mientras no pueda iniciarse la vacunación masiva de la población, siguen siendo los mejores inmunógenos el cuidado, disciplina y responsabilidad personal y estatal, y el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad aprobados.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos