La terminal aérea matancera Juan Gualberto Gómez, está lista para acoger a los grupos de turistas rusos que se espera comiencen arribar entre finales de abril y principios de mayo, con la adopción de protocolos de bioseguridad concebidos desde la cultura del detalle y la atención personalizada.

En el primer trimestre del presente año, este Aeropuerto Internacional, el segundo en importancia en el país, por sus ingresos y movimiento de aeronaves, solo precedido por su homólogo de La Habana, del que es alterno, operó más de 140 vuelos, en los que arribaron al territorio matancero 5 856 viajeros procedentes de Canadá, Alemania,   e Inglaterra.

El mercado ruso, ubicado entre los cinco principales emisores de turismo hacia Cuba, continúa apostando por las condiciones epidemiológicas seguras que ofrecen las instalaciones hoteleras cubanas en las que se observan rigurosos protocolos de higiene y salud, al igual que en sus terminales aéreas.

Por su parte, en el Aeropuerto Internacional de Cayo Coco, en la provincia Ciego de Avila, aterrizaron, entre enero y marzo, 114 aeronaves, más del 90 por ciento procedentes también de Rusia, las que trasladaron hacia este destino dos mil 600 turistas en cuatro vuelos semanales, de las aerolíneas Nordwind y Aigle Azur, directos desde Moscú, con lo cual Rusia es el mercado principal actualmente en Jardines del Rey.

No obstante, se anuncia que además, entre julio y septiembre, esta terminal comenzará a recibir vuelos procedentes de Lisboa, capital de Portugal, para lo cual los itinerarios se han planificado de manera que se mantenga un flujo constante de pasajeros que serán atendidos por el turoperador portugués Shonando.

Estos vuelos arribarán cada lunes desde Lisboa, al aeropuerto internacional de Cayo Coco en un avión Boeing 767-300 ER de la compañía EuroAtlantic.

Los aeródromos internacionales de Matanzas y Jardines del Rey, han sido certificados para recibir a viajeros del exterior, al comprobarse que cumplen con rigor con todos los requisitos establecidos para   evitar la transmisión del coronavirus SARS-CoV-2, y así preservar la salud de estos y de los trabajadores.

Texto: Redacción Bienvenidos