En un encuentro entre el presidente  de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y otros dirigentes del gobierno y del Ministerio de Salud Pública, con científicos y expertos nacionales, se informó de  la circulación en el país de cinco variantes genéticas y seis patrones mutacionales del SARS-CoV-2, coronavirus que provoca la COVID-19.

La jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, (IPK), María Guadalupe Guzmán, presentó en dicho intercambio, los resultados de un estudio de las diferentes variantes del coronavirus SARS-CoV-2 circulantes en Cuba en la actualidad.

Dicha investigación incluyó muestras de 414 personas, y se desarrolló entre el 28 de diciembre de 2020 y el 28 de marzo de 2021, periodo en el cual se observó un incremento paulatino en la isla de otras variantes del virus, diferentes al grupo G, reportada inicialmente y aún preponderante.

El mencionado aumento se debió en un primer momento a la afluencia de viajeros procedentes del exterior, pero poco a poco se ha detectado en casos autóctonos.

En estos momentos en Cuba circulan cinco variantes genéticas y seis patrones mutacionales del SARS-CoV-2, entre ellos, las cepas localizadas en el Reino Unido, Sudáfrica y California, en Estados Unidos, a las que, la Organización Mundial de la Salud, (OMS) asocia con una mayor trasmisibilidad y virulencia de la enfermedad.

«Se detectaron cuatro cambios y cinco patrones mutacionales en casos importados, mientras que para los autóctonos, comprobamos una disminución en el tiempo de la variante D614G, y un incremento paulatino de la notificada en Sudáfrica y California, Estados Unidos», precisó la doctora Guzmán.

Y a continuación advirtió: «Aunque en nuestro país, la que aún predomina es la del grupo Clado G, otras del SARS-CoV-2, particularmente la identificada en Sudáfrica, muestran una ventaja desde el punto de vista evolutivo, y pudiera llegar a sustituir a la primera».

A la par anunció que algunas de estas cepas se han dispersado con mayor premura y facilidad, hecho que se puede asociar al aumento de los casos de personas infectadas con el SARS-CoV-2 en la mayor de las Antillas, a propósito de lo cual la experta consideró: «Este podría ser un factor que justifique el incremento en el número de casos, sobre todo en el último mes».

Igualmente apuntó que en las provincias donde se ha identificado una cifra mayor de las mencionadas modificaciones del coronavirus son La Habana, Mayabeque y Pinar del Río.

La directiva del IPK alertó de que ante esta situación continúan siendo imprescindibles el aislamiento, el uso del nasobuco, la contención, y la alerta a la población de que «estas nuevas evidencias nos ponen en una situación más desventajosa, por lo que en el mundo están causando estos virus que tenemos, y porque es posible que algunas de estas cepas estén suplantando a la variante anterior».

En Cuba se están reportando más de 5 mil casos positivos a la COVID-19 semanalmente desde los últimos días de enero; diversas son las causas que han incidido en este deterioro sanitario en el país, entre ellas, las deficiencias en el cumplimiento de los protocolos establecidos,   demoras en el ingreso de casos positivos y sospechosos, incapacidad para aislar a la totalidad de los contactos y el paulatino incremento de los eventos de trasmisión local.

Por estas razones, las autoridades gubernamentales y sanitarias cubanas, han tomado la decisión de incrementar medidas y restricciones más drásticas para controlar la compleja situación de rebrote de la pandemia, las que se espera sean anunciadas mañana jueves 8 de abril.

Estas medidas además están encaminadas a reforzar la atención a segmentos poblacionales más vulnerables, así como a rediseñar las estrategias de comunicación para lograr que sean más efectivas en cuanto a despertar la percepción real de riesgo en la población y la responsabilidad individual y disciplina de ciudadanos e instituciones estatales.

Texto: Redacción Bienvenidos