Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana
Hotel Nacional, siempre presente en los grandes sucesos de La Habana

Casi todos los acontecimientos importantes que han transcurrido durante la última centuria en La Habana están vinculados de una forma u otra al emblemático Hotel Nacional de Cuba, por lo que este es, sin dudas, un escenario protagonista de los 500 años de la capital cubana, a celebrarse el 16 de noviembre de 2019.

Hotel Nacional de Cuba de noche

Inaugurado el 30 de diciembre de 1930, y totalmente renovado en 1992, sus 88 años prestigian a la insignia de la hotelería cubana y símbolo de historia, cultura y cubanía. Su lujo, elegancia, distinción y servicios de primera clase se mantienen intactos luego de casi nueve décadas de liderazgo.

De arquitectura ecléctica, mezcla de rasgos art déco con otras influencias modernas de su época, se identifica por las dos hermosas torres que hoy imponen una “onda retro”, con el mismo impacto que lo hizo ser entonces uno de los edificios más elegantes del Caribe y que lo distingue como un clásico de todos los tiempos.

Jardines, Hotel Nacional de Cuba

Desde su privilegiada ubicación en pleno corazón de El Vedado, la zona más céntrica de la ciudad, lo hace único su eterna mirada al Atlántico. Las vistas más divulgadas como íconos de las atracciones turísticas de La Habana, como el Malecón y la legendaria fortaleza del Morro, se avizoran desde los jardines, bares, restaurantes y habitaciones del Nacional.

Es también un signo habanero porque el promontorio donde está emplazado es asiento de la Batería de Santa Clara, componente del sistema defensivo de la capital en la etapa colonial, que integra el conjunto de fortificaciones que fueron declaradas por la UNESCO, junto a La Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad. Cual testigo de esa historia, aún quedan incólumes los vetustos cañones, piezas ya casi inexistentes, que armonizan con el paisaje de los jardines y bares exteriores del hotel.

Bar, Hotel Nacional de Cuba

Cuando La Habana recibió la certificación de Capital Iberoamericana de la Coctelería 2018, entre los más reconocidos bares capitalinos que fueron distinguidos, estaban los del Nacional de Cuba.

Las más ilustres celebridades que han visitado la capital se han hospedado en el Hotel Nacional: jefes de Estado, estrellas de cine, cineastas, científicos, artistas… que fueron atrapados por su magnificencia. Es sede de casi el 40% de los eventos internacionales realizados en hoteles, de los que descuellan la Fiesta del Vino y el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, de marcada incidencia en la vida cultural de La Habana.

Habitación Doble, Hotel Nacional de Cuba

Sus 426 habitaciones, 34 suites y la suite presidencial están convenientemente equipadas y proporcionan la oportunidad de admirar la ciudad y su infinito mar. Un toque de excelencia en el alojamiento lo aporta la treintena de Habitaciones Históricas, donde se hospedaron diversas personalidades, que han sido celosamente conservadas y llevan los nombres de esos personajes.

Entre las muchas facilidades, el hotel –perteneciente al Grupo Hotelero Gran Caribe— dispone de una decena de restaurantes y bares, 10 salones de reuniones, galerías de tiendas, un Centro de negocios y el rutilante Cabaret Parisién con su cubanísimo show.

Monumento Nacional y único hotel en Cuba declarado por la UNESCO Memoria del Mundo, es tanta la historia que atesora que ofrece el Tour del Hotel, recorridos especializados que muestran y documentan los elementos arquitectónicos, personalidades más eminentes que dejaron su huella, anécdotas y sucesos relevantes.

Todo aquel que traspasa el pórtico del Hotel Nacional queda prendado por su fastuosidad y sobria elegancia, bajo una aureola de profesionalidad, íntimamente ligado a la historia, la cultura y la vida de La Habana.

Por: Josefina Pichardo                    Fotos: Rolando Pujol