A Samuell Formell lo encontramos paseando por el Parque Josone, en espera de la actuación con su orquesta Van Van. Al igual que hacía su padre, andaba observando a la gente bailar, expresarse, reírse…

    Samuel, cuándo invitaron a Los Van Van a participar en este festival ¿qué pensaron? ¿por qué aceptaron?

Primero que nada, porque estaba en la organización Issac. Teníamos un compromiso en Italia que podía extenderse, no sabíamos si podíamos participar, pero desde el principio que supimos de la idea, estuvimos muy contentos porque para nosotros y, para mí personalmente, es un honor participar en festivales como estos, bien temáticos, donde se pueden escuchar varios géneros musicales.

Recuperar también un poco de nuestra cultura y enseñársela a nuestro pueblo, y que los extranjeros se puedan unir con nosotros y ver nuestra música: el jazz, latín jazz, la música cubana como el son, el reguetón cubano…creo que ha sido una mezcla bastante buena y provechosa.

Lo más importante creo que es que se siga haciendo cada año, darle fuerza. Que se conozca en el mundo entero. Felicito a todos los organizadores y espero que el festival se vuelva a repetir en el 2019.

Me imagino que gran parte del concierto se dedicará a la promoción del disco “Legado”, una obra que tiene mucho que ver con el sello que le están poniendo a la agrupación; háblame de esto.

Es una producción muy ambiciosa, una producción que fue hecha al detalle, fuimos muy celosos, que todos los temas se hicieran bien conscientes, de que no faltara un detalle para hacer bailar tanto al cubano que le gusta la danza como para satisfacer al que le gusta escuchar la música. Trabajamos meticulosamente las mezclas, la armonía, los ritmos y los textos y lo más importante de todo, los coros. Es un disco con un balance impresionante para mí como músico y como director. Logramos el objetivo que queríamos: además,  tanto la opinión del pueblo que es lo que más nos interesa, como la de los directores de las orquestas cubanas de música popular ha sido muy positiva. Lo han comparado y dicen que está entre los cinco mejores discos de la historia de Van Van; para mí tremenda satisfacción y orgullo, igual para todo el equipo de trabajo de la banda. Es un disco que solo tiene tres o cuatro meses, bastante joven.

La aceptación no ha sido solo aquí en Cuba, también fuera de la Isla nos ha asombrado que ya la gente nos pidan las canciones nuevas y las coreen. Nos pasó en Italia ahora, que nos pidieron Al Paso, nos pedían Culpable de nada, La Conga… y así nos ha pasado también en las provincias como Santiago, cuando hicimos el lanzamiento, cuando  prácticamente el disco no tenía ni veinte días.

¿Qué tiene el disco “Legado” de Juan Formell y qué tiene de Samuel Formell?

De Juan Formell tiene la enseñanza que mi padre nos dejó a todos, que creo que no fue solamente a mí, aunque como director me toca la responsabilidad mayor. Pero hay un equipo de trabajo de compositores, de arreglistas también, que mi padre siempre le dio libertad a todos cuando él componía para que pusieran un mambo o un coro, así mismo con sus canciones. Cada compositor aportó cosas: Leliebre, Robertón, Mandy -que ya había compuesto un tema en el disco anterior-, El Lele, el cantante, que también compuso un tema, y recuperamos tres temas de mi padre Juan Formell. Recuperar temas de los 70 y los 80 que la juventud de ahora no conoce es algo que ya estábamos haciendo habitualmente en cada producción. Por ejemplo, en el caso de Amiga mía, mucha gente pensaba que era un tema nuevo. El objetivo de este nuevo álbum era ese, buscar ese tipo de balance en el disco.

No hay diferencia creo entre mi padre y yo, porque yo aprendí de él, y lo que hago es a partir de la base que él me enseñó,  aportarle un toque más contemporáneo, con las cosas que pueden estar pasando ahora. Quiero puntualizar que el disco está mezclado y masterizado fuera de Cuba, en los EEUU, porque creo que eso nos dio un avance auditivo muy grande. Muchas veces hay buenos estudios para grabar, pero no tenemos a veces la tecnología para masterizar un disco y creo que eso es muy importante a la escucha, para que después la gente diga: “qué bien se escucha el disco”. Buscamos que todos esos elementos fueran al 100%, no al 99%, porque queríamos que fuera un disco con todos los detalles y que realmente la opinión fuera positiva en todos los sentidos.

Hay algo que le llama mucho la atención a todo el que escucha a Van Van desde sus inicios hasta hoy y es algo que me parece que has querido mantener. Van Van representa un poco la cultura del cubano, lo más popular que nos caracteriza a todos nosotros. siempre tu padre fue un cronista y se reflejó con cada una de las letras. ¿Consideras que esa seguirá siendo una premisa de Van Van?

–Sí, la crónica. Recuerda que ecuerda que mi padre siempre estaba atento a lo que pasaba a su alrededor: una frase que se estuviera usando o que se estuviera diciendo en la calle. De eso mismo nos alimentamos nosotros, de una frase hacemos un coro y de ese coro hacemos después el texto y el arreglo musical. Es la misma línea, tú le puedes hacer ahora una canción a una novia, a una amiga, como el caso de Amiga mía que tienen que ver con el amor, pero en este caso usa las frases que están en la calle, es una crónica de lo que está pasando. Para nosotros tiene un valor muy grande, porque realmente así fue como Van Van, mi padre, lo ilustró hacia Cuba y al mundo, con la idiosincrasia del cubano y de la vivencia del día a día en Cuba.

Gracias

Por: Dianik Flores