Vuelve Detrás del Muro a la Bienal de La Habana
Vuelve Detrás del Muro a la Bienal de La Habana
Vuelve Detrás del Muro a la Bienal de La Habana
Vuelve Detrás del Muro a la Bienal de La Habana

Más de doscientos artistas de cerca de cincuenta países participarán en la 13 edición de la Bienal de La Habana. Del 12 de abril al 12 de mayo la capital de la isla y sus alrededores se convertirán en una colosal galería en la que artistas cubanos y foráneos, junto a un público ávido de disfrutar de lo mejor del arte contemporáneo, dialogarán y compartirán emociones y  puntos de vista.

Bajo el tema “La construcción de lo posible” se desarrollará esta fiesta de las artes visuales que promueve a los jóvenes talentos y convoca a los consagrados. Entre los participantes ya se ha confirmado la presencia de cerca de 70 artistas cubanos, incluidos los ganadores del Premio Nacional de Artes Plásticas Manuel Mendive y René Francisco Rodríguez, junto con Rocío García, Adonis Flores, Frank Martínez, Kadir López, Tamara Campo y Luis Gárciga, entre otros.

Dentro de la multiplicidad de propuestas, una de las muestras más populares en las dos últimas ediciones de la Bienal, “Detrás del Muro” llega mucho más potente con el tema “Escenario Líquido”. Concebida y gestada para el espacio público, interactúa y dialoga con el contexto urbano. Emplazada en el Malecón habanero, esta vez ganará en extensión hacia la Avenida del Puerto y el Paseo del Prado, con piezas diversas que quedarán en la memoria de quienes la visiten.

Su curador y productor general, Juan Delgado Calzadilla, comenta que la idea Escenario Líquido no intenta retomar el mar, como muchos pueden pensar. Al tratarse de Cuba, y mucho más en este proyecto, el mar siempre está latente, aun cuando se intenta ignorarlo. “Escenario Líquido” se refiere a dos elementos básicos: por una parte, a la fluidez del contexto-espacio en el que se trabaja, con dinámicas muy intensas e incontrolables; por otra parte, a la fluidez que conlleva la presencia del arte en el litoral habanero, a los cambios naturales de toda obra instalada, y a la vivacidad que adquiere cada una, pues, por muy estática que sea, siempre propone su proceso de desdoblamiento ante el espectador como un proceso vivo.

En esta edición de “Detrás el Muro” los artistas cubanos han desplegado interesantes propuestas, de la escultura a la instalación, de la pintura y el diseño al performance. Ya se alista la impresionante escultura de Roberto Fabelo, una morfología dantesca que llama la atención sobre las principales problemáticas de la cotidianidad; la intervención que hará Pedro Pablo Oliva del Hotel Terral con una selección de lienzos y bronces; la obra performativa de Jorge Otero, sugerente invitación a conciertos fundamentalmente naturales, y la esperada participación de otros premios nacionales como Pedro de Oráa, Eduardo Ponjuán y Ernesto Rancaño quienes, como siempre, derrocharán calidad y elocuencia creativa.

Sobre Detrás del Muro ya se han editado dos libros acerca de las obras participantes en la primera y la segunda edición, valiosas fuentes de referencia para estudiar el arte cubano contemporáneo; y se han realizado sendos documentales. Además, esta exhibición ha sido invitada por la Oficina del Historiador de La Habana a unirse en noviembre a las celebraciones por el 500 aniversario de la ciudad, como muestra del impacto del proyecto en la comunidad del espacio intervenido, y en el público especializado y foráneo.

Llegar a La Habana en tiempos de Bienal, obliga a disfrutar de estas propuestas artísticas, porque además de ser una gran galería al aire libre, Detrás del Muro defiende el arte como una oportunidad para transformar la manera en la que los seres humanos interactuamos con el espacio público.

Por: Dianik Flores Martínez