Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey
Birán: Revivir la cultura de un batey

El oriente cubano guarda perlas de maravilla en su geografía cultural. Entre arboledas, al amparo de la cordillera de Nipe en la provincia de Holguín, a solo 2 km de la nueva comunidad de Birán, es de obligatoria visita para el viajero que se encuentra de viaje. El enclave fue construido por la voluntad y la imaginación de Ángel María Bautista Castro Argiz, Don Ángel y administrado finalmente por Lina Ruz González, conyugue, amiga y rectora fiel de los bienes familiares. Así nació el batey de Birán, conocido por ser el hogar primero de Fidel Castro.

Lo cimientos del batey de Birán son mitad españoles por Don Ángel y mitad cubanos por Doña Lina, el estilo constructivo es baloon frame procedente de los Estados Unidos, sin embargo, las manos que lo construyeron fueron manos negras, haitianas manos. Esa mezcla definitoria de la nación, moldeó el enclave de Birán, con costumbres culinarias, formas de hablar y de hacer que se mezclaron en ese punto exacto de la geografía y dan como resultado una visión de paraíso tropical imposible de ignorar.

Es un hecho singular que un batey del oriente de Cuba, contara en la primera mitad del siglo XX, con la variedad de servicios de los que Don Ángel podía sentirse orgulloso. Educación, comercio, salud, talleres y correo, así como casas para trabajadores, bohíos de haitianos y un barracón, sumando en total, 27 instalaciones en su mayoría de madera, para 1958 y que posteriormente se le suma el panteón familiar. Las estructuras se encontraban dispuestas a un lado y al otro del camino real, entre todos ellos sobresale todavía, la casa de la familia Castro Ruz, emulando un tótem protector a partir del cual se disponen el resto del batey.

Esta casa principal, levantada sobre pilotes, responde al mencionado estilo arquitectónico traído al país por los gringos y que fue introducido en Banes, Antillas, Preston, Cueto y Guaro. Pintada hoy como entonces de amarillo, con techo a cuatro aguas rojo, emulando tal vez, los suelos típicos de la zona. Mas, la casa que es visitada actualmente es una réplica de la original encargada por Celia Sánchez. Esta réplica, reproduce los colores originales de las paredes, el piso y techo de madera finamente trabajados, así como la disposición de los muebles. La propiedad original desapareció casi en su totalidad a causa de un siniestro provocado por Don Ángel.

La calurosa noche del 3 de septiembre de 1954 el gallego dejo su tabaco encendido en la mesita de noche y la casa con su piso paredes y techo de madera, fue alimento del fuego. Por suerte, no se lamentó ninguna víctima, incluso el Ford de Doña Lina, que aún se guarda bajo la vivienda, salió ileso de la tragedia.

Conocer el antiguo batey de Birán es acercarse a la voluntad de sus fundadores, a historias escondida tras naranjos y palmas reales. Revivir la cultura de un batey y dejarse inundar por la belleza de la naturaleza tropical que lo acunó en el principio y cobija hasta hoy. No pierda la oportunidad, que no sea un desvió en su viaje, haga uno de sus destinos. Texto y fotos: Bienvenidos