La autorización de Cuba a que el crucero británico MS Braemar atraque en un puerto del país por razones humanitarias, ha generado varias muestras de agradecimiento de turistas que viajan a bordo de la nave, y el apoyo de muchos cubanos que les han manifestado su solidaridad a través de las redes sociales.

Desde que este lunes la isla caribeña diera a conocer en una declaración oficial de la Cancillería la decisión del gobierno de permitir la entrada de esta embarcación, en la cual se encuentran cuatro pasajeros y un miembro de la tripulación contagiados con la enfermedad COVID-19, el gesto de gratitud de pasajeras como Anthea Guthrie no se hizo esperar.

En su cuenta en la red social Facebook, la turista británica colgó un post donde asegura estar sentada en su cabina respondiendo a todos los cubanos que le han enviado “edificantes y acogedores mensajes de apoyo”.

Guthrie confesó “estar inundada en lágrimas por su bondad”, y añade que “nos han hecho sentir no sólo tolerados, sino en realidad bienvenidos”.

“Gracias Cuba que nos podrías abrir tu corazón, nunca olvidaremos que has llegado a nosotros cuando absolutamente nadie, y quiero decir nadie más, lo haría”, ha expresado, mientras varios cubanos respondieron a sus mensajes con imágenes de bienvenida y palabras de aliento.

En un video a bordo del MS Braemar, colgado por Guthrie en la misma red social, se aprecian varios cruceristas levantando vasos con bebidas mientras saludan y exclaman: Thank you Cuba! (¡Gracias Cuba!).

Miguel Fernández Martínez, corresponsal de la agencia Sputnik en La Habana, escribió: “Anthea, Cuba está contigo, no te abandonarán, esta tierra cubana tiene el corazón abierto a todos los seres humanos del mundo”.

Asimismo, otro pasajero identificado como Ryan De la Peña, dijo que el Capitán de la embarcación informó a las personas a bordo que en la mañana de este martes llegarían a puerto cubano, al tiempo que agradeció por el apoyo de la nación antillana.

De acuerdo con la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el pasado 13 de marzo el gobierno del Reino Unido solicitó a las autoridades el permiso de atraque en un puerto cubano del crucero, con cinco personas afectadas por el nuevo coronavirus SARS CoV-2, así como la repatriación de los viajeros por vía aérea.

“Ante la urgencia de la situación y el riesgo para la vida de las personas enfermas, el gobierno de Cuba ha decidido permitir el atraque de esta embarcación y adoptará las medidas sanitarias establecidas para recibir a todos los ciudadanos a bordo, bajo los protocolos establecidos por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud Pública de Cuba”, añade la comunicación oficial.

Precisa que una vez los cruceristas arriben a territorio nacional, se procederá al retorno seguro e inmediato de estos viajeros al Reino Unido en vuelos chárter de compañías aéreas a ese país.

“Son tiempos de solidaridad, de entender la salud como un derecho humano, de reforzar la cooperación internacional para hacer frente a nuestros desafíos comunes, valores que son inherentes a la práctica humanista de la Revolución y de nuestro pueblo”, concluye la declaración de la Cancillería.

De acuerdo con un despacho de CNN fechado este domingo, funcionarios británicos habrían protagonizado un intenso esfuerzo diplomático para encontrar un país dispuesto a recibir al MS Braemar, perteneciente a la compañía Fred Olsen Cruise Lines.

Además de las cinco personas que dieron positivo a la COVID-19, otros veinte pasajeros y la misma cantidad de tripulantes, incluyendo a un médico, “están en cuarentena luego de mostrar síntomas de resfrío mientras viajaba en el barco”,  aseguró la compañía a esa televisora.

El barco, que transporta 682 pasajeros de y 381 tripulantes, llegó a las Bahamas el sábado, y está anclado a unos 40 kilómetros de Freeport, esperando hasta entonces para llegar a algún puerto del Caribe sin que recibiera autorización, pues Barbados le había negado el atraque el jueves, y las Bahamas el viernes.

De acuerdo con CNN, se descartó el regreso al Reino Unido por razones prácticas debido a la distancia involucrada y la salud de los pasajeros. “La clave para nosotros es llevar a los huéspedes (del crucero) a casa lo más rápido y seguro posible”.

Los pasajeros del MS Braemar son predominantemente británicos, pero también hay ciudadanos canadienses, australianos, belgas, colombianos, irlandeses, italianos, japoneses, holandeses, neozelandeses, noruegos y suecos.

La embarcación llegó a Cartagena el domingo 8 de marzo, donde desembarcó una estadounidense que fue la primera diagnosticada en esa ciudad. Había pasado por al menos cuatro países antes de arribar a Colombia, y fue rechazado en República Dominicana el 27 de febrero pasado, cuando finalizaba otro recorrido, debido a que varios pasajeros presentaban síntomas de “gripe”.

Texto: Redacción Bienvenidos