Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19
Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19
Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19
Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19
Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19
Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19
Cuba produce gel antibacterial contra el COVID-19

La actividad de la planta Destilería Habana adquiere una colosal importancia en los tiempos que vive el país pues la producción de gel antibacterial de alcohol es un aporte significativo en la batalla contra el COVID- 19.

Este producto de gran efectividad para la protección de los humanos contra la enfermedad, y como barrera para impedir la propagación de la misma, es fabricado básicamente de modo artesanal en Destilería Habana, única planta de su tipo en el país, por parte de un colectivo de 5 trabajadores que laboran ininterrumpidamente durante 12 horas diarias.

Ingeniera química Margarita La Guardia, especialista principal.

Todo lo anterior fue dado a conocer en un encuentro con la revista Bienvenidos por parte de la ingeniera química Margarita La Guardia, especialista principal que lidera el equipo de trabajo que produce el importante antibacterial, que en palabras de la experimentada profesional, «constituye un apoyo fundamental para el uso diario en tiempos de coronavirus».

Comunicó también que los trabajadores de Destilería Habana producen diariamente 1020 litros del gel antibacterial que envasado en bidones de 5 y 20 litros, tiene como principal destino las instalaciones de salud del país.

Explicó la ingeniera que la fórmula del gel antibacterial incluye alcohol al 70 por ciento, que es el antiséptico universal; solución antibacterial al 2 por ciento, que cubre una gran gama de gérmenes patógenos, e hipoclorito de sodio al 1 por ciento, que es también un antiséptico universal; los componentes principales que se utilizan son de producción nacional, y el alcohol que es el elemento principal de dicha fórmula se obtiene también en esta fábrica.  

Envasando el gel antibacterial manualmente.

La ingeniera comentó que el gel natural al inicio de su comercialización tuvo muy lento movimiento en la redes de tiendas nacionales porque existía falta de costumbre de su uso por parte de la población para la asepsia, pero al comenzar a aparecer epidemias como el H1N1, el cólera y otros; el producto empieza a ser más demandado.

«El gel de alcohol viene a ser una herramienta fundamental en la protección de las manos y de cualquier superficie lisa para su asepsia; el producto no sustituye el lavado de las manos, pero su duración efectiva, luego de aplicado, es de cuatro horas» aseguró.

Aspiran a alcanzar una producción anual de 145 mil litros mínima de gel de alcohol

Por su parte, Mercedes Delgado Rodríguez, directora de la planta de destilado reconoció la excelente actitud de los trabajadores: «Se comprometieron a que mientras existan insumos trabajarán las horas necesarias para cumplir el plan que requiere el país; con mucha disciplina, se cumple todo lo relativo a la política de calidad. Al ser una actividad manual requiere mucho sacrificio, pero los compañeros enfrentan así esta tarea».

Mercedes Delgado Rodríguez, directora de la planta Destilería Habana.

Anunció que el colectivo que dirige aspira como mínimo duplicar el plan de producción anual a 145 mil litros de gel de alcohol con el propósito de cubrir las necesidades en centros laborales, escuelas y centros de salud.

Colecttivo de trabajadores de la planta de Alcohol – Gel

Actualmente, el gel antibacterial que produce Destilería Habana integra el kit de campaña de los médicos cubanos que en diez países contribuyen a enfrentar la pandemia.

En la actualidad la tarea esencial de Destilería Habana, fundada en 1947 y ubicada en el popular barrio habanero de Lawton, es la rectificación de alcoholes para la obtención de varios surtidos de alcohol de alta calidad, pero desde el año 2010, por iniciativa del ingeniero Alberto Francis Leyva inició la fabricación del gel antibacterial de alcohol que tres años después alcanzó la calidad farmacológica necesaria para su comercialización, atendiendo a los estándares que determina la Organización Mundial de la Salud.

Texto y Fotos: Revista Bienvenidos