El Ministro de Salud Pública de Cuba, doctor José Angel Portal Miranda, ofreció una conferencia de prensa en la mañana de hoy para informar acerca de la situación epidemiológica internacional y nacional, y el enfrentamiento del país a la COVID-19 y afirmó que el país no está declarado en fase epidémica.

Recordó el ministro, que se desarrolla un plan nacional en el que participan los diferentes organismos en su seguimiento para la prevención y control de la epidemia, cuyas medidas se han ido reforzando a partir de las experiencias internacionales y de los elementos de riesgos que pueden aparecer, con vistas a reducir las posibilidades de que las personas se enfermen y ayudar a mitigar el impacto de esta enfermedad.

Teniendo en cuenta el estado actual de la pandemia y los riesgos que representa para la salud, el galeno advirtió: «Es imprescindible que las personas puedan comprender cuál es el papel que le toca en este momento a cada cual para protegerse y cómo proteger o participar en la protección de los demás».

Compartió información actualizada sobre la situación mundial que tiene como referentes las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, acerca de la pandemia que continúa su marcha acelerada en casi todos los países del mundo.

Hasta el 28 de marzo 174 países han reportado casos de la COVID-19; 591 mil 666 casos confirmados; más de 27 mil fallecidos, por lo que la letalidad actualmente es de 4,58; 143 naciones tienen ya trasmisión local, y el 89, 6 por ciento de países en el mundo tienen presencia de la enfermedad; Estados Unidos, Italia, España, Alemania e Irán son los que presentan la situación más crítica.

En los 35 países de las Américas ya esté instalada la epidemia con más de 121 mil casos confirmados y dos mil 94 fallecidos con un 1,72 por ciento de letalidad; de los territorios de ultramar, solo las Islas Malvinas están libres de la enfermedad.

Las medidas que se han ido tomando van teniendo resultados positivos

Destacó el titular que las medidas recientemente tomadas por el estado cubano van teniendo resultados positivos para detener el impacto de la epidemia en la isla, específicamente la reducción de la entrada de viajeros provenientes de países con trasmisión.

En el día de ayer solo ingresaron al país 198 residentes, cifra que se ha ido reduciendo;   desde que se adoptó esta medida todos los viajeros que arriban a la isla se encuentran en los 67 centros de aislamiento en todas las provincias del país, y de ellos, 48 ya presentan síntomas respiratorios y 3 se confirmaron como contagiados en las últimas horas.

Portal Miranda definió que el sistema de salud cubana está centrado en encontrar a aquellas  personas que estén enfermas para aislarlas y atenderlas, y aislar a sus contactos, para lo cual, dijo, es necesaria la participación activa de la población que no debe esconder los síntomas propios ni los que observe en otras personas; equivalentemente, toda persona  que reconozca que ha estado en contacto con alguien que haya llegado del exterior aunque no tengan síntomas debe acudir al médico, como una vía de protección y para evitar que se propague la epidemia.

En el día de ayer el proceso de pesquisa activa llegó a más de 6 millones de personas en el país, de ellos a más de 1 millón adultos mayores, y de los mismos a más de 104 mil ancianos que viven solos, todos los cuales siguen siendo una prioridad por su estado de vulnerabilidad.

Se identificaron como sospechosas, a través de este proceso ayer 146 personas que fueron aisladas en los centros que se han habilitado a estos efectos en todas las provincias del país.

En el país se encuentran ingresadas dos mil 317 personas; se han identificado como sospechosas 684, y se mantienen en vigilancia alrededor de treinta mil 600, que son contactos de casos confirmados o pacientes con síntomas respiratorios; en este sentido el ministro insistió en que los síntomas como tos y estornudo son comunes a la COVID-19 y a otras enfermedades respiratorias.

Subrayó Portal Miranda que el país se ha ido preparando desde el punto de vista organizacional para enfrentar la pandemia, y argumentó que se han creado las capacidades hospitalarias que irán incrementándose en las diferentes etapas, para poder dar respuesta a la situación que pueda presentarse desde el punto de vista epidemiológico y al incremento del número de pacientes.

Informó que hoy existen 12 instalaciones hospitalarias en todo el país, que cuentan con 274 camas de atención al grave, con todo el personal y los recursos, equipos, medicamentos y material gastable necesarios, que dan respuesta al número de casos que se están presentando.

Igualmente apuntó que está previsto la disponibilidad de otros cinco hospitales con más de dos mil camas, 330 de estas de cuidado intensivos; se están creando tres mil 900 nuevas capacidades, el país está importando equipos, se está respaldando la extensión de los servicios en caso necesario.

Para cada uno de estos centros están establecidos los protocolos de tratamiento que están armonizados con las mejores experiencias internacionales y los medicamentos además están basados en las experiencia de los países con mayor trasmisión; en estos momentos un grupo de científicos se encuentra estudiando la posible incorporación de nuevos medicamentos cubanos de demostrado efectividad ante casos graves de infecciones respiratorias.

Explicó el ministro que el país no tiene dificultades en cuanto a la disponibilidad y recursos de los laboratorios para efectuar las pruebas; existen tres laboratorios de referencia haciendo estos test en el país, uno en La Habana, uno en Sancti Spíritus y uno en Santiago de Cuba que dan respuesta a las demandas de los estudios ya que pueden hacer mil pruebas diarias y están haciendo 300; asimismo de ser requerido, otros laboratorios se pondrían en función de este plan. Se han importado los recursos para el diagnóstico y también se han recibido donaciones de algunos países.

Notificó el directivo que en el día de ayer se estudiaron 297 pacientes de los cuales dieron positivo al virus 20 casos, por tanto en total en la isla se han confirmado 139 casos de la COVID-19; cubanos 114 y extranjeros 25; hombres 69 y mujeres 70. De estos, 3 personas fallecieron, a pesar de los esfuerzos de los equipos multidisciplinarios de experiencia y del apoyo del personal del Ministerio de Salud Pública que los atendieron.

Cuatro pacientes ya han recibido el alta hospitalaria, pero se mantienen en sus hogares o en sus países, aislados durante quince días; y un enfermo fue evacuado hacia su nación de origen.

Actualmente hay ingresados 131 pacientes, de estos, 124 se encuentran clínicamente estables; 3 críticos y 4 graves que están siendo atendidos por un grupo de expertos.

Comentó a la par que se están intensificando las acciones especiales, la búsqueda de contactos y las pesquisas en los municipios donde se ha detectado el mayor número de casos como en Plaza, en La Habana, Santa Clara, en Villa Clara, Cárdenas, en Matanzas y Trinidad, en Sancti Spíritus, todos caracterizados por gran cantidad de circulación de turistas.

El país sigue estando en la fase preepidémica y mantenemos un evento de trasmisión local en Matanzas

«Cuba no está declarada en la fase epidémica. En el plan nacional previmos tres etapas: la preepidémica, donde se notifican casos confirmados de viajeros procedentes de países afectados o casos locales estrechamente vinculados a los primeros» afirmó el ministro de Salud Pública.

Añadió que la segunda etapa es de trasmisión autóctona limitada, bien definida, en la que se confirman casos de la enfermedad en los que no se ha podido establecer nexos con viajeros procedentes de zonas afectadas y está limitada a conglomerados pequeños en una localidad del país o institución.

En cuanto a la tercera etapa o etapa epidémica, expuso que se determina cuando se detectan y confirman casos en los que no se pueden establecer nexos con viajeros; aparecen en diferentes localidades del territorio nacional y ocurre de manera sostenida.

«Por eso hemos hablado de una trasmisión local en la ciudad de Matanzas, a partir de un animador turístico de un hotel de Varadero, que ha tenido 4 casos secundarios, que enfermó por su relación con turistas italianos con los que trabajó, y enfermó a su novia, al padre de la novia, a la madrasta y a un compañero de trabajo.

Como expliqué esto cae dentro de la fase preepidémica que tiene establecida el país (…) nosotros pudimos definir la cadena de trasmisión, por lo tanto el país sigue estando en la fase preepidémica y mantenemos un evento de trasmisión local en Matanzas».

Enfatizó en que es importante que todo el pueblo entienda que hay medidas que estaban previstas para la segunda y tercera etapas y que por la evaluación del grupo temporal nacional se adelantaron para cambiar el ritmo habitual que debiera comportar la epidemia.

A continuación alertó de que varios expertos apuntan que se está iniciando la etapa más compleja por lo que recalcó todas las medidas sanitarias, de higiene y conducta y el uso correcto del nasobuco que se han orientado y su riguroso cumplimiento; en primer lugar, la más importante, el distanciamiento o aislamiento social, sobre todo de los adultos mayores al ser los más vulnerables, pero nadie está libre del contagio.

Resaltó la importancia de una adecuada información por parte de la población: « No todos los medios están trasmitiendo información veraz. Nosotros estamos siendo totalmente trasparentes con lo que ocurre en el país, no hay información de segunda mano; todos los días estamos a través de los sistemas estadísticos y de vigilancia, poniendo sobre la mesa cuál es el comportamiento de la enfermedad en Cuba», declaró.

Más adelante reveló: « No tenemos definido hasta cuando pueda extenderse esta enfermedad en nuestro país, a partir de la propia situación internacional, y el número de personas que aún puedan estar en el país como portadores asintomáticos y no identificados».

Reiteró el doctor Portal Miranda que este un tema que ahora cobra mayor importancia y se refirió a la vigencia de la legislación sanitaria que se va a aplicar en la medida que se identifiquen violaciones de estas normas; « nadie está autorizado a violar normas sanitarias que propicien la propagación de   epidemias y eso es algo que está bien previsto en el código penal de nuestro país», aseguró.

«En los próximos días nadie debe sorprenderse, pueden aparecer más casos entre los contactos de los confirmados y eso sería lo normal, es decir, estamos esperando que en los próximos días se incremente el número de casos, para eso trabajamos en la pesquisa activa», señaló el titular de la Salud Pública cubana.

Hacia el final de su intervención pidió tranquilidad a la población pero a la vez, actuar con energía en el cumplimiento de las medidas adoptadas y confió en que las acciones que está desarrollando el país «nos pueden permitir que a la curva normal que ha ocurrido en otros países, nosotros podamos cambiarle el ritmo y tener un menor número de casos que los que dan los modelos y los pronósticos de este tipo de enfermedad», consideró.

«La batalla contra la COVID-19 necesita de un arma indispensable que se llama solidaridad y empatía y preocuparnos unos por los otros; está en nuestra inteligencia y capacidad de cooperar» y citó palabras del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en las que llamaba a toda Cuba a seguir trabajando, a mantener la solidaridad con el mundo, a mantener los valores humanos, y la entrega, «principios con los cuales nuestro país debe seguir trabajando  y como en otras batallas, salir victoriosos».

Texto: Redacción Bienvenidos