Paralización del transporte urbano y otras medidas del comercio en Cuba para garantizar aislamiento social
Paralización del transporte urbano y otras medidas del comercio en Cuba para garantizar aislamiento social
Paralización del transporte urbano y otras medidas del comercio en Cuba para garantizar aislamiento social
Paralización del transporte urbano y otras medidas del comercio en Cuba para garantizar aislamiento social

Las autoridades gubernamentales y sanitarias cubanas han decidido ampliar y reforzar las medidas de organización de la sociedad con vistas a la prevención e impedimento del avance de la COVID-19, en momentos en que Cuba ha sido ya declarada en fase epidémica autóctona limitada, con un total de 515 personas contagiadas con esta enfermedad, y el país lamenta profundamente el fallecimiento de 15 seres humanos.

Por estas razones fueron anunciadas nuevas decisiones en la transmisión de la Mesa redonda de ayer, por parte de Eduardo Rodríguez Dávila, ministro de Transporte, y Betsy Díaz Velázquez, su homóloga en el Ministerio de Comercio Interior.

El titular de Transporte recordó que como se ha venido precisando por parte de las autoridades del país, el aislamiento social es imprescindible en esta etapa «y por ello tenemos que actuar de manera enérgica sobre todos los riesgos, teniendo en cuenta que la actitud de algunas personas no siempre es la que se requiere en estos momentos».

Reiteró que el sector que dirige ha adoptado hasta el momento 32 medidas como parte del plan de enfrentamiento a la epidemia, las que han motivado a su vez la toma de decenas de otras acciones similares en las cuatro ramas del transporte.

«Sin embargo, en el transporte urbano e intermunicipal, a pesar de las desinfección, el uso obligatorio del nasobuco, y de la limitación parcial de algunos servicios, la realidad es que en los últimos días se aprecia un incremento de la movilidad y un hacinamiento permanente en los medios de transporte públicos, lo cual es un serio riesgo de contagio en esta etapa», advirtió.

Se paralizará el transporte público urbano e intermunicipal

Rodríguez Dávila notificó que teniendo en cuenta esta realidad y la premisa de que lo más importante es la vida humana, a partir del sábado 11 de abril se paralizará el transporte público urbano, que incluye los ómnibus, ruteros y otras modalidades de transporte de pasajeros estatales y privadas; se incluyen los servicios intermunicipales y rurales, y abarca los coches y los bicitaxis.

«Estamos haciendo una paralización total de todos los servicios de transporte público, estatales y no estatales en el país», subrayó.

Explicó además que se mantendrá solo el transporte en función de los trabajadores de actividades priorizadas de servicios y productivas, y otras debidamente autorizadas como los Medibus, los transportes para las hemodiálisis y otros servicios que se decidan por los Consejos de Defensa.

Para la implementación de estas medidas se creará un mecanismo de identificación tanto de los trabajadores como de los medios para que los órganos de supervisión puedan exigir el cumplimiento de la medida, y el resto de los vehículos que no estén en función de las prioridades se paralizarán.

A través del Consejo de Defensa se evaluarán los casos puntuales que presenten una necesidad imprescindible de movilidad, por situaciones de salud o urgencia personal.

Todos los transportes autorizados, estatales o privados, llevarán solo la mitad de los pasajeros, para garantizar el distanciamiento entre las personas y se ratifica   del uso obligatorio del nasobuco para viajar en cualquier tipo de transporte, y de la solución de Hipoclorito de Sodio en las manos al abordar los vehículos.

Manifestó que se suspende el apoyo que los medios de transporte estatales brindaban a la población en paradas y medios de embarque, y que queda prohibido el traslado de personas en transportes de carga y aquellos que se autoricen respetarán las nuevas normas para evitar el hacinamiento.

Se suspenderá la licencia de operación de transporte a los trabajadores por cuenta propia, medida que los exonera del pago de impuestos; a estos se les facilitarán los trámites para que la gestión sea lo más sencilla posible; una vez que se solucione la situación, se reactivarán las correspondientes licencias. Se excluyen de esta medida aquellos vehículos privados que sean contratados por los Consejos de administración.

«Pondremos en función de la transportación de alimentos, todos los medios que se requieran para cumplir la orientación de acercar los productos básicos a las comunidades», dijo y agregó que los inspectores estatales del transporte, estarán en función de asegurar las nuevas medidas en cooperación con los diferentes organismos y entidades estatales.

«Estamos conscientes de que estas medidas producen un impacto sobre la vida y la rutina de muchas personas, y de hecho hemos estado monitoreando la situación, esperando una disminución   de la movilidad que no se produce y a la vez estamos contribuyendo a un hacinamiento en los ómnibus públicos con el riesgo que esto implica para la vida de las personas», aseguró el titular de Transporte de Cuba y añadió:

«Es peligroso estar en la calle, es peligroso reunirse, es peligroso visitar a los familiares y por tanto hay que tomar estas medidas para tratar de contener el avance de la epidemia».

Por último, agradeció a la población, a la que pidió cooperación, solidaridad   «de modo tal que esta necesaria medida no se convierta en un problema y que por el contrario sea una contribución al resultado positivo que esperamos en esta lucha de nuestro pueblo contra esta pandemia».

Nuevas medidas del Ministerio de Comercio Interior

Por su parte la Ministra de Comercio Interior, expuso que el sistema de comercio en el país evalúa diariamente las medidas tomadas por este organismo para su adecuación, y repasó la efectividad de las mismas.

Anunció como nueva medida la suspensión del servicio dentro de las unidades gastronómicas, las cuales se mantendrán ofreciendo productos «para llevar» solo hasta las ocho de la noche.

Igualmente se refirió a la situación actual en las cadenas de tiendas en las que aún persisten las aglomeraciones sin respetar la distancia que debe mantenerse entre las personas.

Insistió en que el comercio es de las actividades que se deben mantener «porque la población sigue necesitando bienes y servicios por tanto dependerá de los que prestamos servicios y de los que los reciben no incurrir en indisciplinas», declaró la ministra.

Comunicó que se tomó la decisión de reacondicionar unidades comerciales de las cadenas de tiendas que vendían otros artículos, para la venta de alimentos, productos de aseo y de higiene, logrando desconcentrar la distribución y llegar a la mayor cantidad de establecimientos por municipios, incluidos los quioscos, por tanto se paraliza la venta de todo los productos excepto los mencionados anteriormente y los de canastilla.

Se confeccionarán módulos de alimentos y aseo para agilizar el proceso de la venta y se organizarán ventas móviles de estos módulos en aquellas comunidades en que no hallan unidades comercializadoras y se venderán a la par en centros de trabajo priorizados.

En cuanto a las modalidades de comercio electrónico, describió la directiva, que hasta el momento hay 13 tiendas de este tipo en el país las que ofertarán solo estos productos determinados; comentó que se va a ampliar este servicio, y a partir del 17 de abril y hasta el 30, el banco dará una bonificación del 10 por ciento a los que compren por esta modalidad en la que la entrega a domicilio se contrata con Correos de Cuba, lo cual contribuye a evitar aglomeraciones.

Participó también que se abrirán 7 nuevas tiendas de esta modalidad en La Habana y otras gradualmente en el interior del país.

Indicó que a partir de hoy 10 de abril, se suprime temporalmente, la venta en los grandes centros comerciales, entre ellos, en La Habana, Cuatro Caminos, Carlos III, La Época, La Puntilla, Tercera y 70, El Náutico y 5ta y 42, para evitar aglomeraciones, traslados y porque el propósito es llegar al barrio. Solo se mantendrán las tiendas que ofertan productos en MLC.

Se suspende asimismo la venta en la red de mercados de artículos industriales del comercio y las cafeterías que daban servicio 24 horas, trabajarán solo 12 y se prohíbe en las unidades gastronómicas estatales y privadas la venta de bebidas alcohólicas las cuales se expenderán solo en los mercados.

Texto y Fotos: Revista Bienvenidos