La Terminal Aérea José Martí de La Habana se prepara para reiniciar sus operaciones comerciales, regulares y de chárter a las 00 horas del venidero domingo 15 de noviembre, con el cumplimiento de rigurosos protocolos de bioseguridad para impedir la trasmisión de la COVID-19.

Lo anterior fue dado a conocer por una nota del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) en la cual apuntó además que se ha establecido un protocolo para el control sanitario en la actividad aeronáutica basado en las indicaciones del Gobierno y del Ministerio de Salud Pública, que incluyó las recomendaciones del grupo de trabajo de la Organización de Aviación Civil Internacional y de la Organización Mundial de la Salud.

Dicho protocolo ya se ha puesto en práctica con excelentes resultados en los aeropuertos internacionales del resto del país que están recibiendo vuelos comerciales desde el pasado 15 de octubre; la terminal capitalina solo está operando vuelos humanitarios y de carga.

También se informó que según disposiciones del Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba, a partir de esta fecha, se ha previsto el cobro de una tarifa sanitaria, con el propósito de sufragar el costo del protocolo puesto en práctica.

Entre las principales prevenciones que comprende dicho protocolo, destacan las diversas líneas de vigilancia que permitirán corroborar que los pasajeros no presenten síntomas de la COVID-19 antes de abordar las aeronaves o al arribar a tierra cubana.

Igualmente la temperatura corporal se medirá al menos en dos ocasiones antes de abordar y a la llegada, momento en que además el viajero deberá entregar la boleta de declaración de sanidad donde se precisa si ha estado en contacto con alguna persona portadora del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y donde refiere la dirección donde va a residir durante su estancia en Cuba.

De manera obligatoria, todos los viajeros se someterán a un examen gratuito de diagnóstico de la enfermedad (PCR) en tiempo real y recibirán una tarjeta que contiene los decretos que en Cuba rigen el control de la propagación de enfermedades infecciosas.

Por otra parte las personas que arriben al país deberán presentarse en el consultorio del Médico de la Familia más cercano al lugar donde residirán antes de las 72 horas de su llegada; a partir de aquí comienza la atención primaria de salud hacia el mismo, el cual debe cumplimentar una limitación de movimientos hasta conocer el resultado negativo de un segundo PCR que se realizará al quinto día. Sobre el visitante o residente se mantendrá una vigilancia continua durante 10 días.

Todas estas son medidas imprescindibles para romper las cadenas de trasmisión de la COVID-19 y mantener el control epidemiológico en La Habana y en el país con la garantía de salud para el pueblo y para los visitantes foráneos.

En días pasados, Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro cubano, declaró que la reanudación de las actividades en la Terminal Aérea de La Habana, trasmitirá al mundo «un mensaje de mucha confianza sobre la seguridad en la Isla».

Texto: Redacción Bienvenidos

Foto: Facebook Aeropuerto Internacional de La Habana José Martí