La célebre sala Charles Chaplin de la capital cubana, fue reinaugurada, luego de una restauración capital, en el contexto de las celebraciones por el aniversario 62 de la fundación del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), acontecida el 24 de marzo de 1959.

El ICAIC fue la primera institución cultural creada tras el triunfo de la Revolución, y a lo largo de estas más de seis décadas de existencia ha mantenido el prestigio asegurado por una producción cinematográfica reconocida a nivel internacional.

La sala Charles Chaplin por su parte, ha sido escenario de trascendentales sucesos culturales, baste recordar que todas las inauguraciones y clausuras de las primeras ediciones del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, se realizaron allí, con la presencia de renombradas figuras nacionales y foráneas del universo fílmico.

En este cine se ha realizado el estreno de todos los filmes nacionales producidos a partir de 1959, por lo que es parte importante de la historia de la cinematografía nacional y de sus artífices más trascendentales.

También esta sala ha acogido numerosos conciertos de afamados intérpretes y solistas internacionales y del patio, así como muestras de la cinematografía de numerosos países del mundo.

El presidente del ICAIC, Ramón Samada Suárez, en las palabras de reinauguración del Chaplin evocó las figuras de Alfredo Guevara, presidente fundador del instituto, Santiago Alvarez, el más importante de sus documentalistas, Tomás Gutiérrez Alea, y Humberto Solás, dos de los indispensables cineastas cubanos.

El programa de la reapertura estuvo conformado por la antológica pieza Now! (1965), realizada por Santiago Álvarez, una de las obras del cine cubano más reconocidas internacionalmente, y del mismo realizador la edición 49, de 1961   del Noticiero ICAIC Latinoamericano.

Para este reestreno se seleccionó también la copia restaurada del documental El arte del tabaco (1974), de Tomás Gutiérrez Alea, resultado de un acuerdo suscrito entre la Cinemateca de Cuba y el Archivo de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

Por la historia que encierra la sala Charles Chaplin, enclavada en El Vedado capitalino, la dirección del ICAIC puso su empeño en la remodelación de este emblemático espacio, acometiendo una gran intervención, como parte de la cual se incorporó un nuevo proyector con pantalla y sistema de audio, y de igual forma, se sustituyó el sistema de climatización.

Otras acciones estuvieron dirigidas a reemplazar el falso techo, los textiles que recubren las paredes laterales, y la cortina, y se mejoraron las condiciones del escenario, todo lo cual ha devuelto el esplendor, confort y las óptimas condiciones de proyección y sonido que siempre han caracterizado a este cine tan querido por cubanos y visitantes.

Texto: Redacción Bienvenidos