Recientemente tuvo lugar una conferencia de prensa con motivo de la aprobación por parte del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), del paso a la  Fase III  de su ensayo clínico del candidato vacunal cubano Abdala, proceso que tendrá lugar en el oriente del país a partir de mañana.

En el encuentro, el doctor Gerardo Guillén, director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, (CIGB), donde se desarrolla Abdala, expuso que desde que comenzó la epidemia de la COVID-19, los expertos de esa institución comenzaron a trabajar en proyectos de investigación a propósito de la COVID-19 siendo Abdala, el primer prototipo que pasa a Fase III de ensayo clínico.

Pero además, dijo, desde la aparición de la enfermedad el CIGB ha estado aportando fármacos que se incluyen en los protocolos de tratamiento de la letal enfermedad como el Jusvinza, y tres formulaciones diferentes del Interferón, y permanecen en estudio otros productos con similares objetivos.

«Existen 13 líneas de investigación que se han estado trabajando en el centro, desde la prevención, el diagnóstico, la terapéutica de pacientes positivos y pacientes graves », precisó.

Una de las características del CIGB es que la plataforma de investigación, tanto a nivel tecnológico como de temáticas de trabajo es muy alta; «nosotros tenemos más de 150 investigadores en diferentes grupos de trabajo con una permanente interacción científica y una alta generación de ideas, lo que nos limita son los recursos; nosotros iniciamos 16 estrategias de desarrollo de vacunas y varias de esas estrategias se mantienen en estado de investigación y desarrollo», dio a conocer el experto.

Mambisa: ventajas y bondades

Ratificó que el candidato vacunal Mambisa es el segundo que entró en estudio clínico; los resultados del mismo en Fase I fueron muy positivos, y en estos momentos se está redireccionando debido a sus características.

«Todo esto ha sido posible por el desarrollo previo que tenía el CIGB en vacunas y en el caso particular de Mambisa, nosotros contábamos ya con una vacuna terapéutica contra una enfermedad infecciosa crónica, la Hepatitis B, registrada en el año 2015, y cuya novedad es que su ruta de inmunización es la vía nasal al igual que Mambisa», y añadió que se basaron en esta plataforma y en esta experiencia, y que uno de los antígenos inmunopotenciador y adyuvante de Mambisa es de la mencionada vacuna.

Comentó acto seguido que la ruta de inmunización por  vía nasal tiene ventajas y bondades porque induce inmunidad sistémica y también a nivel de mucosa, muy necesaria en una enfermedad respiratoria como la COVID-19, porque no solo protege contra la enfermedad sino que equivalentemente evita la trasmisión.

Aseguró a la par, que Cuba contaba ya con esta plataforma, que está muy poco desarrollada en el mundo, lo que permitió adelantar acerca de este candidato vacunal que actualmente está direccionándose a nichos de aplicación a enfermos convalecientes de la epidemia que les sirve como dosis de refuerzo.

En este sentido reiteró que el 50 por ciento de los casos positivos a COVID-19 son asintomáticos y por tanto desarrollan muy poca respuesta inmune lo que determina que no exista garantía de que queden protegidos contra el virus; « se sabe que solo los que tienen títulos más altos son los que pueden estar protegidos, por lo que, no solo nosotros, sino también en el mundo se están haciendo estudios para potenciar la respuesta inmune de los convalecientes», advirtió.

Señaló seguidamente que este candidato vacunal nasal es muy amigable, al no requerir inyección, y muy seguro que es una de las ventajas de la plataforma recombinante que es en la que se basan los candidatos vacunales cubanos; explicó a continuación que el resto de las plataformas tecnológicas que han avanzado en el mundo se basan en tecnologías de las cuales no hay vacunas registradas con anterioridad, lo que provoca mayores incógnitas sobre su seguridad.

Recordó que en cuanto a la administración de estos inmunizadores en el mundo, han ido apareciendo evidencias de dificultades y existe la imposibilidad de utilizar múltiples dosis de las mismos porque la respuesta previa neutraliza la efectividad de posteriores aplicaciones.

«Las vacunas recombinantes no tienen estas dificultades, se pueden utilizar múltiples veces, varias dosis, se pueden manejar como dosis de refuerzo para mantener altos títulos de anticuerpos de protección en la población y para proteger poblaciones de convalecientes; no presentan reacciones adversas severas, solo pequeñas y transitorias que no requieren atención médica», afirmó, y agregó que se está destinando  a grupos de convalecientes entre los que puede haber personas con secuelas, y adultos mayores que necesiten una vacuna «con estas bondades y seguridad».

Especificó que Mambisa puede utilizarse como dosis de refuerzo en personas que han recibido las vacunas cubanas o cualquier otra vacuna contra la COVID-19 de las que están en uso en el mundo en estos momentos.

Anunció igualmente, que los especialistas del CIGB están  trabajando de igual forma en otras vacunas concretamente dirigidas a inducir respuesta celular, como es el caso de un proyecto  de colaboración con una institución investigativa china, en el cual se estudia una vacuna dirigida a proteger contra diferentes cepas de coronavirus, no solo contra los que circulan en la actualidad «ya que las predicciones son, que lamentablemente tendremos que enfrentar otras epidemias de diferentes cepas de coronavirus», aseveró.   

El doctor Guillén,  al terminar su intervención expresando una idea de esperanza  «Esta sería una vacuna que incluye regiones conservadas en diferentes cepas de coronavirus, tanto para anticuerpos como para respuesta celular, y por ello pensamos que puede proteger contra cepas diferentes y otras nuevas que aparezcan».

Asimismo comunicó que en el CIGB se trabaja en vacunas dirigidas a inducir respuesta celular con otros antígenos y probando diferentes plataformas de formulación y potenciación de la respuesta que están en investigación.

Texto y Foto: Redacción Bienvenidos