«El CIPIMM: En busca de un desarrollo industrial sostenible»
«El CIPIMM: En busca de un desarrollo industrial sostenible»
«El CIPIMM: En busca de un desarrollo industrial sostenible»
«El CIPIMM: En busca de un desarrollo industrial sostenible»
«El CIPIMM: En busca de un desarrollo industrial sostenible»

El Centro de Investigaciones para la Industria Minero-Metalúrgica (CIPIMM) apuesta por ofrecer a Cuba una serie de servicios científico-técnicos y tecnologías limpias, como respuesta a las problemáticas que la industria minero-metalúrgica puede presentar. Bienvenidos, en entrevista con MSc. Maylin Laurel, subdirectora de investigaciones del CIPIMM, indaga más sobre los proyectos y estudios medioambientales del centro.

El CIPIMM en busca de un desarrollo industrial sostenible

En conversación con MSc. Maylin Laurel se conoce del trabajo del CIPIMM con las zeolitas, minerales de alta capacidad reversible de absorción y desorción, así como de una alta resistencia a los cambios químicos y elevada capacidad de intercambio catiónico. El estudio de este mineral en el centro ha permitido elevar sus propiedades como absorbentes de alto impacto en la protección del medio ambiente y los granos, la nutrición del suelo, la descontaminación del agua hasta un nivel potable y la protección de la salud.

El estudio y la aplicación de las zeolitas naturales ha sido de gran impacto para la economía nacional y el desarrollo de la industria. Al ser un producto 100 % natural, su incidencia en la alimentación humana y animal ha sido enorme pues ha permitido la corrección del sustrato suelo para que aporte al cultivo todo lo que necesita en su ciclo reproductor.

La zeolita es el mineral del siglo: su uso como fertilizante

La zeolita es, de por sí, un mineral que potencia la calidad del suelo, el agua y el aire. Su estudio ha puesto sus propiedades en función de múltiples problemas, atributo que le ha ganado a la zeolita el nombre de mineral del siglo, el mineral de los mil usos, mineral inteligente y del futuro.

Con la aplicación de las zeolitas la producción de alimentos, la industria de fertilizantes y la sustitución de importaciones se han visto beneficiadas. Uno de los principales logros del CIPIMM ha sido el desarrollo de las Agromenas, un fertilizante órgano-mineral de liberación lenta o controlada.

Las Agromenas se obtienen mediante un procedimiento tecnológico de baja complejidad que busca la creación de un producto ecológico de alto valor agregado. Para su obtención se siguen cinco pasos fundamentales: se preparan, caracterizan y adecuan las materias primas a utilizar; seguidamente se realiza la modificación físico-química de los componentes requeridos y el proceso de reacción líquido/ sólido y sólido/ líquido; luego se mezclan y homogenizan los componentes; se comprueban los parámetros de calidad requeridos y, al fin, se envasa, se embala y se identifica el producto antes de su almacenamiento.

Agromenas: un fertilizante eficiente que protege al medio ambiente

La principal función del fertilizante Agromenas es la potenciación de la materia orgánica en los suelos, en un tiempo récord de 30 minutos. Su característica como fertilizante de entrega controlada de los nutrientes permite elevar el aprovechamiento del nivel nutricional de las plantas en su proceso de cultivo. Las Agromenas tienen un pH sobre lo básico, lo que hace que sean perfectas en su uso para la asimilación de nutrientes. Sus componentes de estructura porosa permiten, además, que el fertilizante soporte perfectamente las bacterias del suelo y favorezcan su trabajo.

Debido a que el aprovechamiento de los nutrientes con las Agromenas es muy favorable, el desarrollo y rendimiento de los cultivos se potencia. Además, gracias a que evita las pérdidas por vaporización y elusión de nutrientes, este fertilizante permite aprovechar al máximo el agua del cultivo. Estas características hacen de Agromenas un fertilizante que no acarrea daños al medio ambiente, una cualidad que las convierte en un producto de primera línea en el desarrollo sostenible de la industria.

El crecimiento de la producción a manos de la zeolita y su Agromenas

El estudio de la zeolita y la creación del fertilizante Agromenas ha llevado al Centro de Investigaciones para la Industria Minero- Metalúrgica a una nueva etapa en la producción. Con su uso se ha comprobado un favorable incremento en las producciones, una elevada calidad de los cultivos y la presencia de residuos en los suelos que permiten la aplicación exitosa del cultivo de rotación. Como añadido, esta tecnología permite ahorrar hasta un 50 % en el manejo de los cultivos y reduce la incidencia de plagas.

Textos: Bienvenidos / Fotos: Cortesía CIPIMM