«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»
«La Habana: Algunas pinceladas»

La Iglesia Parroquial del Espíritu Santo

Con una conjunción de estilos única en las calles de La Habana, la Iglesia del Espíritu Santo forma parte del panorama habanero desde el siglo XVII, cuando se construyó como un pequeño templo. Esta hermosa construcción alberga enormes óleos del pintor Arístides Fernández, verdaderas joyas de la pintura cubana. Sin duda, una visita que nadie querría perderse.     

La plaza del Cristo del Buen Viaje

En el cruce de Teniente Rey, Bernaza, Lamparilla y Villegas espera al visitante la Plaza del Cristo del Buen Viaje. Con más de tres siglos de existencia, esta plaza es lugar de encuentro obligado no solo por su posición privilegiada dentro de La Habana Vieja, sino por ser un punto de conexión Wi-Fi. Definitivamente, es una plaza para recordar.     

Farmacia Sarrá

La famosa Farmacia Sarrá, ubicada en la transitada calle Teniente Rey, es uno de los lugares de visita obligada para aquellos amantes de la historia y la arquitectura. Fundada en el siglo XIX, este fue uno de los primeros almacenes de medicamentos de La Habana y, sin duda, el más reconocido. En la actualidad, sus puertas continúan abiertas y sus muchos visitantes no pueden menos que quedar deslumbrados al verla.

La estatua del Caballero de París

Entre las historias inolvidables de La Habana Vieja destaca el pintoresco Caballero de París, quien durante las décadas del 40 y el 50 se convirtió en una figura tan emblemática de las calles habaneras que, en su honor, se erigió una estatua en la esquina de la Plaza de San Francisco. La estatua es, hoy en día, un punto de encuentro casi necesario para todos los que recorren La Habana Vieja.

Clandestina

En Villegas y Teniente Rey nos espera la tienda de ropa 99 % cubana, Clandestina. Este pequeño negocio privado se ha convertido en uno de los sitios de mayor visita en La Habana Vieja por sus diseños atrevidos y juveniles, que buscan crear arte de forma ecológica, reciclando todo lo posible. Actually, I´m in Havana es el logo de Clandestina que llegó para quedarse y ha recorrido todo el mundo.

HaBici Para los amantes del ciclismo La Habana tiene la mejor opción. HaBici es un sistema de bicicletas públicas que se fundó en la capital cubana en 2018 y que le da, a todo el interesado, la oportunidad de alquilar una bicicleta y comenzar a recorrer la ciudad. Esta alternativa ecológica al transporte público cuenta con varios puntos en La Habana Vieja para el alquiler de los ciclos, oferta planes mensuales y anuales de alquiler e incluye un servicio técnico al cliente. Es hora de recorrer La Habana, ¿a qué esperas?