Como parte de su programa de trabajo en Cuba, la ministra argentina de Salud, Carla Vizzoti, y la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, fueron recibidas por el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez en La Habana.

En un ambiente amistoso, el diálogo versó especialmente acerca de los progresos de los candidatos vacunales cubanos y los diferentes fármacos que en la isla caribeña se desarrollan con el objetivo de contrarrestar los efectos de la enfermedad infecciosa.

Igualmente, el mandatario cubano y la titular de Salud argentina, y sus acompañantes,  se refirieron  a las amplias posibilidades de colaboración entre ambas naciones y con otras del continente.

 «Hablamos de cooperación latinoamericana y caribeña en el enfrentamiento a la #COVID19, de nuestros candidatos vacunales y otros medicamentos desarrollados por #Cuba», publicó el presidente cubano en Twitter.

Posteriormente, al arribar a su país, Vizzoti ofreció, en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, una conferencia de prensa en la que justipreció de «muy productivas las visitas a México y Cuba», y a la par expresó sus esperanzas de poder colaborar para abreviar el proceso de desarrollo de los candidatos vacunales cubanos anti Covid-19.

Declaró que habían sido días muy intensos de trabajo y a la vez muy productivos, y compartió con la prensa asistente que el presidente argentino Alberto Fernández y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, habían hablado de trabajar en conjunto para poder colaborar y acelerar el proceso.

Reveló además que tienen la intención de apoyar en la producción de las vacunas  no solamente para el acceso de Argentina a esta, sino también de toda Latinoamérica y el Caribe.

En este sentido se realizó por parte de las autoridades de Salud de ambos gobiernos la firma de una carta de intención para fortalecer las relaciones bilaterales de cooperación en el campo de la salud humana y la biotecnología en bienestar de sus pueblos,  que expresa la voluntad de colaborar, con vacunas desarrolladas en la isla contra la COVID-19, en la inmunización de la población de Cuba y Argentina, así como de los países de América Latina y el Caribe.

La titular de Salud  del país austral, reconoció  en el encuentro con la prensa argentina, que Cuba dispone de profesionales y tecnología instalada que «cierran un círculo virtuoso de lo que significa el desarrollo de ensayos clínicos y la producción a gran escala que se utiliza en ese país», aseveró.

Refirió que la isla desarrolla y produce ocho de los 15 inmunógenos administrados en sus esquemas de vacunación nacional, y enfatizó  en el avance en su fase III de los candidatos Soberana 02 y Abdala, y anunció que ambos países rubricaron un convenio de confidencialidad.

Asimismo comentó su visita a las plantas de producción de las vacunas y de igual manera a un vacunatorio, en el que pudieron corroborar  las buenas prácticas utilizadas en el proceso de intervención sanitaria que se realiza en estos momentos en la mayor de las Antillas.

«Entre las dos vacunas ya se han inoculado en ese país más de un millón de personas. Todo esto es muy relevante en función de la seguridad de las vacunas», resaltó la ministra de Salud de Argentina.

Texto: Redacción Bienvenidos