Juan Carlos García, titular de Turismo en Cuba, denunció en Twitter la afectación que provoca al sector el bloqueo económico, financiero y comercial que le impone Estados Unidos a la isla hace 60 años.

Precisó el ministro que en el período comprendido entre los años 2020 y 2021, las medidas  aplicadas en virtud del ilegal cerco determinaron pérdidas a la industria del ocio en la mayor de las Antillas estimadas en   367 millones 304 mil 825 dólares, tanto en viajes como servicios, operaciones y aseguramientos.

García Granda subrayó que es la estructura turística en la isla la que mayor daño recibe de las consecuencias emanadas del bloqueo.

Una de las mayores perjuicios  estuvo en la prohibición y suspensión de los vuelos chárter privados desde Estados Unidos a todos las terminales aéreas del país, salvo las de La Habana, mientras que la desautorización a personas sujetas a la jurisdicción estadounidense a asistir u organizar reuniones o conferencias profesionales en Cuba fue un duro golpe tanto financiero como en el intercambio cultural entre ambas naciones.

Otras consecuencias nefastas para la economía, pero también a los ciudadanos de Cuba y Estados Unidos, es la negación al arribo de cruceros estadounidenses al país caribeño desde 2019;  la eliminación de las vías expeditas para el envío de remesas, y la suspensión del programa de reunificación familiar, entre otras.

Al ser el turismo uno de los fundamentales sectores que aportan al país divisas frescas y que a su vez impulsan la producción de otras industrias del país, el impacto se multiplica aún más en medio de la pandemia de la COVID-19 que tanto lo ha deprimido.

Texto: Redacción Bienvenidos