Abdala: Primera vacuna cubana, latinoamericana y caribeña contra la COVID-19
Abdala: Primera vacuna cubana, latinoamericana y caribeña contra la COVID-19
Abdala: Primera vacuna cubana, latinoamericana y caribeña contra la COVID-19

El pasado 9 de julio el candidato vacunal Abdala, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), de la mayor de las Antillas, recibió el Autorizo de Uso de Emergencias (AUE) por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), con lo cual se convirtió en la primera vacuna cubana, latinoamericana y caribeña contra la COVID-19.

Esta autoridad reguladora nacional, que es de referencia en la región y precalificada en materia de vacunas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), consignó el permiso luego de realizar una rigurosa evaluación, según las normativas de la OMS, de toda la información que arrojaron los ensayos clínicos de Abdala, en sus tres fases, en los cuales se presentaron escasas reacciones adversas a la inoculación del medicamento.

Abdala es una vacuna de subunidad proteica, basada en el sitio de unión al receptor (RBD) de la proteína S del virus, un tipo de plataforma en el que los científicos cubanos tienen mayor experiencia en la producción de inmunógenos, algunos de los cuales han sido los primeros de su tipo a nivel global y reconocidos por la comunidad científica internacional.

Altamente segura y eficaz

Las investigaciones demostraron el alto nivel de seguridad que posee la fórmula cubana, capaz de inducir una respuesta de anticuerpos específica al menos cuatro veces mayor que la observada en los sujetos inmunizados en el periodo pre vacunación; se comprobó, asimismo, que estos anticuerpos están aptos para neutralizar al virus e impedir que infecte a las células.

En cuanto a la eficacia, Abdala presenta un 92,28 por ciento en la prevención de formas sintomáticas de la enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2, por lo que cumple ampliamente los requerimientos de la OMS que plantea que, para que una vacuna se considere exitosa, deberá contar con una eficacia de un 50 por ciento o superior.

Otra de las fortalezas que el inmunógeno cubano mostró es una eficacia del 100 por ciento para prevenir la enfermedad sistémica severa y un 100 por ciento para la prevención del fallecimiento en el grupo vacunado.

Para su categorización como vacuna, el CECMED igualmente valoró sus procesos productivos, constatando las buenas prácticas y el cumplimiento de todas las exigencias en su fabricación, la cual se inicia en el CIGB, con la producción del antígeno específico de la vacuna, y se completa en los Laboratorios AICA, perteneciente a BioCubaFarma, instalaciones que disponen de suficiente capacidad instalada y tecnológica para elaborar más de 100 mil bulbos diarios, y volúmenes de llenado de 12 mil unidades por hora.

La primera vacuna y otros cuatro candidatos

Abdala es el primero de los cinco candidatos vacunales cubanos en recibir el AUE, sin embargo, el resto de los prototipos cubanos, Mambisa del CIGB y Soberana 01, Soberana 02 y Soberana Plus, del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), avanzan con buen paso, sobre todo estas dos últimas, las que se encuentran a la espera del permiso para su uso de emergencia.

Además de Cuba, en el continente solo Brasil trabaja en formulaciones de inmunógenos propias, mientras que el resto de las naciones están aplicando vacunas importadas.

La comunidad científica cubana trabaja en estos momentos en obtener para Abdala el registro sanitario definitivo y oficial como vacuna contra la COVID-19 y los expertos confían en que se logre antes de culminar el año.

Abdala se viene administrando hace algunos meses a la población cubana, como parte de los ensayos clínicos y de las intervenciones sanitarias aprobadas en personal de riesgo, pero al obtener la categoría de vacuna ya se ha ampliado su administración a todos los territorios de la isla caribeña y se espera suministrarlo a naciones de la región y del mundo que han mostrado interés en obtenerla.

Con la aprobación de Abdala como vacuna contra la COVID-19, Cuba se sitúa en la vanguardia de Latinoamérica y el Caribe en el aporte científico a la eliminación de esta pandemia en el mundo y en la isla antillana, ya que las autoridades gubernamentales y sanitarias aspiran a que para fines de año el 80 por ciento de la población esté inmunizada.

Texto y fotos: Bienvenidos