En el espacio televisivo cubano Mesa Redonda comparecieron en la tarde de ayer el presidente del Grupo Empresarial BioCubaFarma, y los directivos principales del Instituto Finlay de Vacunas, (IFV) y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, (CIGB) para brindar información actualizada sobre el desarrollo de las vacunas y los candidatos vacunales cubanos contra la COVID-19.

El Dr. C. Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, inició su intervención analizando la proporción de personas infectadas con el virus por millón de habitantes; al respecto expresó:

«Tuvimos un periodo de un control estricto de la pandemia. A partir de junio empezó a complicarse la situación y hubo un incremento significativo de la incidencia de la enfermedad. ¿A qué se debió ese incremento? Llegó a nuestro país la variante delta, la más contagiosa de las que han surgido hasta la fecha».

Comentó que actualmente otros países como Israel y Estados Unidos mantienen también una tendencia al aumento de los contagios y que los casos confirmados de la variante delta, que es la que predomina hoy en el mundo, suman casi el 100 por ciento de los enfermos, y que en muchas naciones prácticamente desaparecieron otras variantes.

Reiteró luego las principales características de esta variante, como es el hecho de que alcanza una alta carga viral (más de 1 000 a 1 200 la carga viral de otras variantes) en un periodo corto de tiempo, lo que influye en su alta transmisión y en el paso a la gravedad de muchas personas infectadas.

A continuación mencionó otras características como es «que el virus es capaz de evadir, en el movimiento de célula a célula, el encuentro con los anticuerpos que están diseñados para neutralizarlo e impedir que se siga replicando».

Señaló que además disminuye los niveles de interferón, lo que tiene que ver con la respuesta innata, y lo hace con un mecanismo diferente a otras variantes.

Las vacunas cubanas: su efectividad contra variante delta

Aseguró el presidente de BioCubaFarma que la variante delta no escapa a la inmunidad inducida por las vacunas cubanas y por los inmunógenos que se están utilizando en el mundo, aunque sí disminuye, en todos los casos, la efectividad según resultados de estudios publicados en revistas internacionales.

A propósito explicó:

«En estudios clínicos, se mide la eficacia de una vacuna. Son estudios controlados, en condiciones un poco más ideales. Sirven para comprobar si la vacuna, además de segura, brinda niveles de protección. Cuando una vacuna se empieza a usar masivamente, entonces hay que medir cuál es la efectividad, que se mide en la vida real y es un término diferente. Por lo general, los valores de efectividad son inferiores a los de eficacia, obtenidos en los ensayos».

Recordó seguidamente: «Cuando hablamos de efectividad de nuestras vacunas, Abdala (92.8%) y Soberana 02 + Soberana Plus (91.2%), esa efectividad es para evitar la enfermedad sintomática, la COVID-19, pero también se midió, como en otras vacunas, la efectividad para evitar la infección».

Añadió que «las vacunas evitan, en un porcentaje, que la persona se infecte; en un porcentaje, que enferme; en otro, que de enfermar llegue a la gravedad o estado crítico, y en otro porcentaje, que llegue al fallecimiento. Muchas de las vacunas, incluidas las vacunas, mostraron en estudios clínicos 100% o índices cercanos de eficacia para evitar la muerte, para pasar a la gravedad; un porcentaje más bajo (92.8% en Abdala y 91.2% en Soberana) para evitar la enfermedad, y otro un poco más bajo para evitar la transmisión».

El experto esclareció que lo que se ha estado reportando, según estos estudios internacionales, es que esos cuatro parámetros han ido disminuyendo.

«Existen evidencias de que nuestras vacunas funcionan»

En cuanto a la tendencia al incremento de casos reportados dijo «pero si tomamos solo el ejemplo de La Habana, donde primero empezó la vacunación, vemos que en mayo esta provincia tenía un nivel de incidencia superior al promedio del país. Luego, llegó un momento en que la capital llegó a estar, incluso, por debajo del promedio del país».

Advirtió a la par que a principios del mes de julio comenzó a circular en La Habana la variante delta, y enfermaron personas no vacunadas y, en una menor proporción, vacunadas.

Llamó la atención acerca de la disminución de la letalidad, «evidentemente, el factor que hay en este caso es la vacunación. Seis veces ha disminuido la letalidad en los municipios habaneros donde comenzó la vacunación», aseguró.

El galeno informó que se están haciendo estudios, con grupos de trabajo del Minsap y los centros de BioCubaFarma, por provincias, cuyos resultados se irán reportando, «pero claramente hay evidencia de que la vacuna está siendo efectiva».

Se está evaluando el comportamiento en Matanzas y en aquellos municipios donde ya ha pasado el tiempo tras la vacunación, lo que posibilita hacer un análisis de la efectividad de las vacunas, y los resultados obtenidos son positivos.

«Existen evidencias de que nuestras vacunas funcionan (…) El consenso mundial es que la mayor fortaleza de la inmunización con las vacunas que hoy existen internacionalmente es la de evitar el riesgo de pasar a la gravedad y de la muerte; esto es lo que podemos decir con certeza porque están los resultados en el mundo y ya los estamos empezando a ver aquí en nuestro país», apuntó.

Abdala

Por su parte la doctora Marta Ayala, directora general del CIGB realizó una exposición acerca de los resultados de las vacunas y candidatos vacunales que desarrolla esa prestigiosa entidad.

Evocó la fecha del 9 de julio en que Abdala recibió el Autorizo de Uso de Emergencia, «lo cual nos colocó en una posición de avanzada con respecto al mundo; es la primera vacuna cubana de una estrategia de cinco vacunas».

Comunicó que luego de la aprobación se pudo pasar a la vacunación masiva de la población, que se suma a los ensayos clínicos, los estudios de intervención y ya se ha iniciado la inmunización de las embarazas, las madres que lactan y los pacientes nefrópatas.

Sobre el ensayo pediátrico Ismaelillo afirmó que se está desarrollando en la provincia de Camagüey, y anunció que han presentado un nuevo ensayo pediátrico llamado Meñique, al el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED) .

Subrayó que Abdala está presente en toda la isla y que ya se han administrado en total 13 593 168 dosis de la misma.

Sin embargo, aclaró que en su momento se anunció la producción de 20 millones de dosis, cifra que no se corresponde con las dosis aplicadas, ni con los 16 millones distribuidos en los territorios donde avanza la vacunación, «porque el proceso biotecnológico de obtención del producto y de luego aplicarlo en seres humanos, es un proceso muy riguroso», y agregó que incluye técnicas analíticas, todo lo cual requiere de un tiempo determinado.

«Tenemos mucho interés en que la mayor cantidad de la población esté vacunada en el menor tiempo posible», anotó la directora del CIGB.

«Es esencial la vacunación en población pediátrica»

En cuanto a la vacunación pediátrica señaló que la respuesta inmune en los niños llega a ser casi siempre superior y más homogénea que en adultos; anunció que realizarán la solicitud de ampliación del uso de emergencia de la vacuna en los más pequeños.

«Es esencial la vacunación en población pediátrica porque en la medida en que pasa el tiempo, más adultos estarán vacunados y los casos positivos se darán en los no vacunados y para que nuestros niños puedan ir a la escuela y a los parques, algo que es de mucho interés para nosotros también».

Mambisa

Dio a conocer la doctora Ayala que han obtenido resultados muy interesantes en los estudios con Mambisa, el otro candidato vacunal de esa entidad, que se aplica por la vía nasal; con ella son solo siete los candidatos vacunales en estudio que en el mundo utilizan esta vía, de 100 que se están desarrollando en la actualidad.

Expuso que Mambisa utiliza esta vía porque el virus penetra al organismo principalmente por las fosas nasales, por lo que se levanta una barrera a la infección, impide la replicación del virus y disminuir la diseminación viral.

Se está realizando un estudio clínico fase I-II en convalecientes con este candidato para evaluar su eficacia como refuerzo a la inmunidad, al igual que con la vacuna Abdala.

Texto: Redacción Bienvenidos