El programa diario Mesa Redonda de la televisión nacional en Cuba, tuvo como tema central la preparación del sector del turismo para la próxima reapertura de las fronteras de la isla a partir del 15 de noviembre y el reinicio de la operación turística.

Comparecieron ante las cámaras y micrófonos, Juan Carlos García Granda, ministro de Turismo de Cuba, María del Pilar Macías, directora de operaciones y calidad del Ministerio de Turismo, así como Ibis Fernández Peña, la delegada de ese organismo central en la provincia de Matanzas.

El ministro dio inicio a su intervención ofreciendo datos de la Organización Mundial del Turismo, que reporta en el orbe una disminución de 460 millones de viajeros, durante los cinco primeros meses del presente año, en comparación con igual periodo del año 2019.

En cuanto a Cuba, informó que desde el primero de enero hasta el 31 de agosto de 2021, han arribado 163 743 visitantes internacionales, cifra que significa 2 960 000 visitantes menos que en igual periodo del 2019, y 824 000 menos que en igual periodo del 2020.

«Es bueno recordar que en 2019 cerramos el arribo de visitantes con 4.2 millones de visitantes. Ese año nos habíamos propuesto con objetividad alcanzar la cifra de cinco millones, aunque el plan era de 4.7», explicó el titular.

En este momento hizo referencia a la adopción por parte del gobierno de Estados Unidos de 243 medidas contra Cuba como parte del bloqueo, que afectaron la actividad turística imposibilitando cumplir el pronóstico de romper el récord de cinco millones de visitantes.

«El 5 de junio del 2019 se anunció el retiro de las operaciones de crucero, y en 24 horas los que venían con destino a La Habana y otros puertos del país no llegaron, y los que estaban anclados abandonaron los puertos cubanos. Las reservas afectadas en esta modalidad fueron aproximadamente de 800 mil pasajeros en ese año», compartió García Granda.

Mencionó a continuación, otras medidas que también tuvieron una derivación negativa en el sector, como la prohibición de los vuelos regulares de Estados Unidos al interior del país, que impidieron el arribo de 269 mil pasajeros en un año; la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, y la inserción de instalaciones turísticas en la nómina de entidades cubanas restringidas.

Al comenzar a trasmitirse en Cuba la COVID-19 «la actividad del turismo en el país sufrió un duro golpe. Desde esa época hasta la fecha, solo hemos podido operar en instalaciones de Cayo Coco y Varadero y La Habana, que ha seguido recibiendo visitantes, emigrados y muchos empresarios», aseguró.

«El 4 de septiembre recibimos los primeros turistas internacionales en Cayo Coco, adonde llegó AirCanada como primera línea aérea que aterrizó en el país después de haber llevado los vuelos solo a condiciones humanitarias y de comercio».

Brindó entonces información acerca del movimiento del turismo en el Caribe, que, a pesar de reportar un decrecimiento del 60 por ciento, registra los mejores resultados de todas las subregiones del mundo, las cuales muestran decrecimientos superiores a 80 por ciento como media mundial.

Resaltó que en estos momentos los países principales emisores de turistas a Cuba, han avanzado en la vacunación de sus ciudadanos.

El titular mostró una tabla que recoge los porcientos de vacunación de la población de estos países emisores, y la misma está encabezada por España (74), Canadá (68), Reino Unido (64) y Francia (62).

«En nuestro país se priorizó la vacunación de los trabajadores del turismo, (…) no solo los que directamente laboran en instalaciones hoteleras sino que en esa prioridad también se contempló a los trabajadores de los aeropuertos, de la Aduana, a los transportistas a todas aquellas personas que participan en la cadena de valor de la actividad turística en el país».

Condiciones para la apertura de las fronteras a partir del 15 de noviembre

Hizo énfasis en que se decidió anunciar la apertura de las fronteras e iniciar la actividad turística a partir del 15 de noviembre porque: «El turismo necesita con tiempo de antelación comunicar en qué periodo se va a comenzar la actividad pues las líneas aéreas requieren de concertación de contratos, planeamientos, permisos y mucha logística».

Por otra parte destacó que se ha reconocido internacionalmente que Cuba está vacunando a un ritmo mucho más rápido que otras naciones, pues se están administrando entre 150 y 200 000 dosis diarias, y ya tiene vacunada a su población con una dosis al 54.5 por ciento, con dos dosis, al 42.2, y con las tres dosis, al 37.2 por ciento, lo que hace un total de más de 15 millones de dosis administradas.

«Esta es una oportunidad que permite prever y construir el reinicio de la operación turística, que beneficia a un gran número de sectores de la economía cubana. Hay que partir de la condición de que todos los esquemas de vacunación plantean que llegaremos a más del 90 por ciento de vacunación en el mes de noviembre. Tras esta decisión hay análisis, seriedad y responsabilidad», precisó.

Reiteró la condición del turismo como sector estratégico en la isla por la importancia en las exportaciones y por su papel dinamizador hacia el resto de los sectores de la economía, por lo que se le ha dado en llamar «la locomotora de la economía cubana».

En este sentido especificó que «el 75 por ciento de lo que compramos lo hacemos a las empresas nacionales, por lo que es necesario que las otras industrias se preparen, hacia noviembre, no solo para concertar contratos, y eso es un gran esfuerzo en 66 días».

Subrayó que el propósito es sustituir importaciones pero con calidad en los productos que se ofertan nacionalmente.

«Hoy esas compras abarcan abastecimientos e insumos, materias primas, mobiliario, materiales de la operación turística, y ha ido creciendo en el peso de los suministros en el proceso inversionista, en cuanto a mobiliario, lencería, materiales de la construcción y otros insumos.

Afectación de la fuerza laboral del sector

«También ha sido afectada la fuerza laboral. De los 111 033 trabajadores del sector, solo se encuentran laborando 55 832, el 50.3 por ciento, y 2 950 están laborando a distancia o en la modalidad de teletrabajo», comunicó García Granda.

Dijo igualmente que se mantiene la actividad turística en tres destinos, y que un grupo de trabajadores están laborando en hoteles que se han puesto al servicio del enfrentamiento a la pandemia, convertidos en centros de aislamiento, hospedaje para médicos que lejos de sus provincias brindan su aporte, y en hospitales pediátricos y de otras especialidades.

Expuso que del 82 por ciento de los trabajadores del sector turístico afectados, en la actividad hotelera, extrahotelera y agencias de viaje, en poco más de un año se ha logrado reubicar al 42 por ciento de los interruptos.

Preocupaciones surgidas a raíz del anuncio de la flexibilización de los protocolos de bioseguridad

«Hay preocupación con la palabra “flexibilización” a la llegada de los viajeros. No es necesariamente así. Lo protocolos se refuerzan. Es verdad que con la vacunación y la legad masiva de personas hay que, de alguna manera, no diríamos que flexibilizar, hay que cambiar los protocolos principalmente a la llegada, y se cambia también la movilidad, porque los otros protocolos, al contrario, hay que reforzarlos ».

A continuación llamó la atención acerca de una de las fortalezas de Cuba: «El contacto con nuestro pueblo, un pueblo instruido, un pueblo educado, un pueblo amable, solidario, eso marca la diferencia como destino turístico, además de la seguridad con que contamos, a la que incorporamos, desde que empezó la pandemia, una seguridad sanitaria».

Texto: Redacción Bienvenidos