Cuba comenzó la inmunización contra la COVID-19 de sus niños y adolescentes el pasado día 3 de septiembre, convirtiéndose así en el primer país del mundo en realizar una campaña de vacunación masiva en población pediátrica de 2 a 18 años con inmunógenos producidos por biotecnología nacional.

Esta campaña fue autorizada por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED), autoridad reguladora nacional. Esta autorización se realizó tomando en cuenta los resultados positivos del ensayo Soberana Pediatría, desarrollado por el Instituto Finlay de Vacunas que incluyó a 350 niños de La Habana de entre 3 y 18 años de edad.

La plataforma sobre la que se crearon estos inmunógenos se utiliza en otras vacunas pediátricas, lo qye representa un importante elemento de seguridad para este grupo etario. El formato de esta campaña será intensivo y reportará una alta cifra de menores vacunados en poco tiempo, lo cual es posible por la capacidad demostrada del sistema de salud cubano en alianza con las instituciones científicas. De esta forma se han podido emplear conocimientos aprendidos con anterioridad en este tipo de acciones, como es el caso de la campaña de vacunación contra la poliomielitis que se realizó en el país hace años.

Ya han recibido la vacuna en el país más de 460 mil niños y adolescentes y, en estos momentos, en La Habana se les está administrando a los pequeños entre 2 y 11 años. En el municipio Plaza, por ejemplo, se realiza en vacunatorios en el que están creadas todas las condiciones para que el proceder transcurra sin dificultad y se garanticen las buenas prácticas médicas.

Los niños de primaria están recibiendo el esquema de dos dosis de Soberana 02 en intervalo de 28 días, más una de Soberana Plus al día 56. Este esquema ha demostrado un 91,2 %de eficacia contra la enfermedad sintomática, en su análisis de fase III.

Los infantes que no puedan inmunizarse contra el virus mediante la vacuna en el momento que les corresponde, por cualquier razón, podrán tener la oportunidad nuevamente más adelante según las fechas que digan los diferentes vacunatorios de las áreas de Salud.

La vacunación a los niños de entre 2 y 11 años concluirá el 15 de noviembre y el propósito declarado por Cuba es que toda la población apta para ser vacunada contra la COVID-19 reciba al menos una dosis de cualquiera de los esquemas autorizados antes de finalizar el actual mes de septiembre.

Esta campaña de inmunización reviste gran importancia para las familias cubanas porque garantiza la salud de quienes comienzan un curso escolar en tiempos de pandemia y brinda la certeza de que si de alguna manera sus pequeños contraen el virus, gracias a las vacunas transitarán por las formas más leves de la enfermedad, como ya se ha comprobado.

Textos y fotos: Bienvenidos