Ignacio Jacinto Villa, el cubanísimo Bola de Nieve, es de esos músicos inolvidables que marcan a toda una generación y dejan su huella indeleble en la cultura de un país. A 110 años de su natalicio, al poeta y cantautor se le homenajea de la única forma posible para alguien como él: a través de la música.

Bajo la producción musical de Michel Herrera, reconocido saxofonista, artistas de varias generaciones se reúnen en un mismo álbum para rendir tributo al pianista y compositor guanabacoense. El disco contará con ocho sencillos de su autoría, grabados casi en su totalidad en formato de banda de jazz.

Bola de Nieve nació el 11 de septiembre de 1911, en el capitalino municipio de Guanabacoa, lugar de nacimiento de grandes de la música cubana como Ernesto Lecuona y Rita Montaner. Desde joven tocaba el piano en las tandas de películas silentes del cine Carral y la cultura musical de una región tan rica en historia como Guanabacoa definiría el sello único que lo llevó a convertirse en uno de los artistas cubanos más conocidos.

El irrepetible Bola de Nieve, apodo que se dice recibió de la grande Rita Montaner, nunca se consideró un cantante sino que se reconocía a sí mismo como un intérprete más original de la canción hablada. Sin embargo, sus canciones han sobrevivido al paso del tiempo y han ganado una valía internacional innegable. Su encanto, la frescura de sus letras y esa honestidad criolla que destilaba lo llevaron a interpretar en escenarios de Europa del Este, México, Chile y Argentina, y se presentó en el Teatro Lara, el Carnegie Hall y el Café Society de Filadelfia con Paul Robeson. Su música se considera como pura esencia de cubanía y en sus palabras encontraban voz tanto el abuelo negro como el blanco, en esa mezcla cultural tan enigmática que caracteriza a los cubanos.

Su homenaje en forma de disco se graba en los estudios Abdala, bajo el sello de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM). A temas como No puedo ser feliz, No dejes que te olvide, Alma Mía y Vete de mí darán voz cantantes de la talla de Luna Manzanares, Beatriz Márquez y Polito Ibañez. Se les unen los talentos de Frank Fernández, Chucho Valdés, Aldo López Gavilán, Roberto Fonseca, Yazek Manzano y, como invitado especial, Arturo O´Farril.

El lanzamiento de este álbum homenaje coincide con el aniversario 35 de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), que ofrece una beca con el nombre de Ignacio Jacinto Villa. En la voz irrepetible de Bola de Nieve escuchamos canciones icónicas como La vida en Rosa y Messié Julián. Ante él nos asombramos por la alegría de su piano, su sonrisa inmensa y su voz ronca que parece acunar a quien lo escucha. Este álbum es un homenaje más que merecido a una de las voces cubanas que marcaron para siempre el panorama cultural de una isla en la que la música es una forma de vida.

Textos: Bienvenidos / Fotos: Archivo