El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) ha dado a conocer las modificaciones realizadas a las medidas de Control Sanitario Internacional que fueron adoptadas en la fase de transmisión comunitaria, atendiendo a la disminución del número de casos reportados de positivos a la COVID-19 y a que el comportamiento de la epidemia en la nación tiende al control.

Entre las medidas que se mantienen figuran, continuar realizando la vigilancia epidemiológica de control sanitario internacional en todos los puertos, aeropuertos y marinas.

Todos los viajeros internacionales a su arribo al país deberán entregar la Declaración de Sanidad, también llamada Declaración Jurada de Salud.

Tanto a la llegada como a la salida, se chequeará la temperatura corporal de los viajeros internacionales y cubanos residentes en el exterior, a los que se exigirá al arribo el Seguro Médico COVID-19; asimismo se mantiene el uso obligatorio del nasobuco o mascarilla en todas las instalaciones aeroportuarias.

En cuanto a las medidas que se eliminan, el MINSAP ha divulgado que a la entrada al país se prescinde de la cuarentena obligatoria de los viajeros internacionales a partir del 7 de noviembre y, en su lugar, se realizará un PCR-RT a partir del 15 de noviembre de 2021.

Del primero al siete de noviembre de 2021, se establecerá para todos los viajeros internacionales una cuarentena de 72 horas hasta tener un resultado negativo del PCR- RT realizado a la entrada al país.

Todos los viajeros internacionales que arriben al país, deberán presentar un pasaporte de salud o certificado internacional de vacunación anti-COVID-19 de aquellas vacunas certificadas por las agencias reguladoras correspondientes.

Aquellos viajeros que no posean estos documentos, estarán en la obligación de presentar al arribo una certificación de PCR-RT negativo a COVID-19 realizado las 72 horas antes de viajar, de un laboratorio certificado en su nación de origen.

La información reitera que los niños menores de 12 años, estarán exentos de presentar esta documentación; se tomarán muestras de PCR – RT de manera aleatoria, y los viajeros internacionales procedentes de los Estados Unidos deberán presentar como requisito de entrada al país el pasaporte de salud o certificado de vacunación.

Igualmente, las aerolíneas exigirán a sus pasajeros, antes de abordar las naves, la evidencia de un esquema de vacunación o una prueba de PCR-RT negativo realizado 72 horas antes de viajar.

En todos los casos, el personal de Control Sanitario Internacional comprobará la autenticidad del certificado o pasaporte de salud con los medios correspondientes y en los términos aprobados, para lo cual se implementarán los mecanismos digitales necesarios.

Los clientes de las instalaciones de alojamiento, serán motivo de vigilancia epidemiológica durante todo el tiempo que dure su estancia en el país, por parte de los equipos básicos de salud que estarán presentes en cada hotel las 24 horas del día, garantizando el cumplimiento de los protocolos establecidos, con el objetivo de hacer del turismo internacional una actividad más segura y confiable.

En consecuencia con las precauciones previstas, todo viajero internacional que al arribar al país presente signos o síntomas respiratorios u otros sugestivos de la COVID-19 o de cualquier enfermedad trasmisible, será remitido a una institución de salud destinada al efecto y se le realizará una prueba de PCR-RT; de igual manera se procederá durante su estancia en cualquiera de los hoteles del país, y en todos los casos si algún turista resulta positivo al PCR, de inmediato se convierte en un caso confirmado de COVID-19 y se le aplica el protocolo establecido.

Los viajeros cubanos no residentes en el país y los turistas que se hospeden en casas particulares, se mantendrán en vigilancia epidemiológica por parte de las áreas de salud, estableciéndose la obligatoriedad de presentarse ante las autoridades de salud según corresponda, en caso de presentar signos o síntomas sugestivos de COVID-19, de lo cual son responsables los propietarios de las casas de renta o personas que hospeden a viajeros no residentes en el país.

Los viajeros cumplirán estrictamente con todas las indicaciones médicas que se le emitan, así como los complementarios a realizarse en función del riesgo epidemiológico que represente el país o los países visitados.

Texto: Redacción Bienvenidos

Foto: Tomada www.cubadebate.cu