España en la colección del Museo Nacional de Artes Decorativas
España en la colección del Museo Nacional de Artes Decorativas
España en la colección del Museo Nacional de Artes Decorativas
España en la colección del Museo Nacional de Artes Decorativas

De la maravillosa tierra española provienen muchas de las artes que contribuyeron a fomentar la cultura cubana. España es uno de los referentes más notables de nuestra nacionalidad, con una visible impronta en la arquitectura, la música, la literatura y todas las manifestaciones de las artes decorativas. Diversos museos cubanos atesoran ejemplares españoles de artes decorativas y aplicadas y es en el Museo Nacional de Artes Decorativas (MNAD) que se conservan las colecciones más importantes del país.

Las costumbres de España se ven reflejadas en los soportes y manifestaciones más disímiles. Piezas de vidrio, orfebrería, porcelana, cerámica, abanicos y elementos del vestuario conforman las colecciones que el Museo Nacional de Artes Decorativas de La Habana ha puesto a disposición del público durante 57 años de actividad, socializando y divulgando el quehacer artístico de los más renombrados artistas y manufacturas.

Única de su tipo en Cuba, la colección de vidrios españoles es, sin duda, la más apreciada por su antigüedad, estado de conservación y valor artístico. Esta compilación reúne objetos de la vida cotidiana que llevan la función utilitaria al plano de obra artística y enaltecen el trabajo de los artesanos vidrieros de los principales centros productores de España. En Cadalso de los vidrios, María, Castril de la Peña, la Granja de San Ildefonso y Cataluña se crearon las tipologías más notables. Almarrajas, candeleros, saleros, botellas, porrones, botijos y salvillas prestigian esta colección. La ligereza del vidrio, la calidad de los colores, la elegancia de los diseños y la imaginación en los motivos decorativos son elementos que las tipifican.

Es esta una colección que nos remite a lo más genuino del arte vidriero español entre los siglos XVI y XIX. Al ser una colección fomentada mediante un meticuloso proceso de selección, que tuvo en cuenta solamente piezas de excepcional valor, es considerada por especialistas como la más importante fuera de España.

Los abanicos españoles son relevantes por su calidad artística y valor documental. Isabelinos, de barajas, de esqueleto, pericones, nos hablan del gusto y las costumbres de los siglos XIX y XX. Realizados en los más diversos materiales como el nácar, el marfil, la madera y el hueso estos ejemplares refieren su alta estima en la sociedad española. Los varillajes calados o con incrustaciones en metales preciosos, los países en tela o papel, ricamente decorados y pintados a mano, ostentan escenas galantes, pasajes históricos y religiosos, escenas costumbristas, paisajes y elementos florales entre sus decorados más notables.

Mención aparte merece la famosa colección de abanicos de Dulce María Loynaz. La poetisa reunió durante gran parte de su vida valiosos abanicos españoles que le dan mérito y renombre a esta compilación recientemente incorporada, para regocijo nuestro, a los fondos del MNAD.

Las damas con abanico, mantón y peineta son motivos recurrentes en las artes suntuarias españolas. La cerámica es uno de los soportes por excelencia para su representación. Las majas de Peyró constituyen las producciones más relevantes del artista a finales del XIX y principios del XX. Mujeres vestidas con trajes regionales vieron la luz en peculiares estatuillas de cerámica opaca o esmaltada en las que el realismo y la perfección en la técnica siguen siendo motivo de admiración.

De Manises atesoramos una importante colección de objetos utilitarios pertenecientes al periodo comprendido entre los siglos XVI y XVIII, ejecutados en cerámica de reflejo metálico como recordatorio del gran aporte de España a la cerámica europea y su evidente influencia del arte árabe. Benditeras, albarelos, jarras, cuencos, jofainas y platos tetones nos descubren su universo rico en imaginación y virtuosismo técnico.

El Quijote y Sancho fueron muy representativos en la cerámica de Zuloaga. Las figuras de estos personajes con textos de la obra se aprecian en todo tipo de piezas con una esmerada factura en las técnicas de cuerda seca y reflejo metálico.

La cerámica de Talavera de la Reina merece un lugar privilegiado en las colecciones del MNAD. Datadas entre los siglos XVII y XX, se nos presentan piezas de gran valor estético-artístico. Sus decoraciones fantasiosas o realistas, sus colores cálidos y brillantes, las escenas y los personajes célebres son referentes indiscutibles de la cultura e historia del pueblo español y de su innegable valor patrimonial. Un patrimonio auténtico y valioso que siempre nos enorgullece preservar.

El Museo Nacional de Artes Decorativas pone a tu disposición una muestra única de arte español en piezas de cerámica, vidrio y orfebrería que serán un viaje en el tiempo inigualable.

Lic. Lidis Nuvia Rodríguez Díaz, Especialista en vidrios MNAD