Jazz Plaza 2022, un acercamiento a los pueblos del Caribe
Jazz Plaza 2022, un acercamiento a los pueblos del Caribe
Jazz Plaza 2022, un acercamiento a los pueblos del Caribe
Jazz Plaza 2022, un acercamiento a los pueblos del Caribe
Jazz Plaza 2022, un acercamiento a los pueblos del Caribe

El Festival Internacional Jazz Plaza 2022 se celebrará entre los días 18 y 23 del venidero mes de enero y su campaña comunicacional parte de la obra Trompeta china, del artista Eduardo Roca, Choco, Premio Nacional de Artes Plásticas, que constituye la identidad visual de este evento que favorece al acercamiento de los pueblos del Caribe.

El artista revisita con esta pieza, elaborada en la técnica colografía, las congas de su Santiago de Cuba natal, una de las ciudades más musicales del mundo, y ha confesado su honor al ser elegido para que su creación sea la cara de este festival dedicado al jazz, género de su preferencia.

El Jazz Plaza se realizará en la modalidad híbrida, con acciones presenciales en La Habana y Santiago de Cuba y otras trasmitidas a través de las plataformas digitales, experiencia que tiene su antecedente en la pasada edición que, en enero de este año, colocó toda su programación en el escenario virtual y televisivo, alcanzando una alta participación de cibernautas.

Datos confirmados arrojan que la cita jazzística llegó a un total de 96 países e internautas de Estados Unidos, Cuba, México, Colombia y España resultaron los más persistentes en la visualización de conciertos, descargas, conferencias, clases magistrales, homenajes a destacados exponentes del género y otras presentaciones.

En total fueron más de 35 horas al aire por 157 páginas, con un alcance de 682 017 usuarios. Con tanto ruido, para la próxima edición se esperan muchas nueces en el mayor evento dedicado, desde la mayor de las Antillas, a ese trascendente género, nacido en Estados Unidos y adoptado y enriquecido en la isla caribeña.

La sede fundacional del Jazz Plaza, la Casa de la Cultura de Plaza, acogerá la cita, al igual que el teatro Karl Marx, las dos salas del Teatro Nacional, el Teatro América, la Fábrica de Arte Cubano, el Pabellón Cuba y los jardines del Teatro Mella en la capital; mientras que en Santiago de Cuba las locaciones serán la Sala Dolores, el Iris Jazz y el Patio de la UNEAC.

Como cada año, en esta fiesta que celebra al más universal de los géneros, mantendrá su espacio el Coloquio Internacional de Jazz Leonardo Acosta in Memoriam en el que expertos musicólogos e investigadores, junto a reconocidos artistas del patio y foráneos, debatirán sobre el pasado, presente y futuro de la música cubana.

Esta es una excelente oportunidad para abordar tópicos como el legado de los intérpretes y la función de los instrumentos propios del género en su desarrollo, las tendencias actuales de la composición jazzística contemporánea, así como su proyección futura.

A la par, tendrá lugar el segmento Primera Línea que favorece el intercambio entre profesionales de la industria musical.

Un apoyo sustancial a esta edición del Jazz Plaza será el de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, mediante el Programa Transcultura, financiado por la Unión Europea y concebido para levantar puentes entre ella, Cuba y el Caribe.

Tatiana Villegas-Zamora, especialista de Cultura de dicha oficina, en declaraciones recientes a la prensa expresó: «Esta asociación de la UNESCO con el Festival Jazz Plaza es casi natural; para la UNESCO el jazz no es solo un género musical, es también un mecanismo de diversidad cultural y acercamiento entre los pueblos».

Igualmente anunció, que se espera que la próxima edición del evento «sea un llamado a los artistas del Caribe, de los países beneficiarios de Transcultura, para seleccionar a grupos de jazz y crear una cápsula de celebridades artísticas de la región, que se presentará en el festival y tendrá intercambios con los acreditados músicos cubanos».

El polifacético músico, Bobby Carcassés, fundador del Festival Internacional Jazz Plaza, considera que la alta convocatoria se debe a que: «Cuba tiene un magnetismo, una magia, una “bomba”, como decimos aquí en la calle, que hace que todos los grandes músicos de jazz, o clásicos, no importa el tipo de música, que llegan de otros países, necesiten volver, porque es como si quedaran atrapados dentro de una cosa misteriosa que no es nada más que ese don que le dio la naturaleza a nuestro país».

Texto y fotos: Bienvenidos