Luego de la obligada pausa en las operaciones provocada por la COVID-19,  arribó al puerto espirituano  de Casilda el megayate privado Te Manu, con una tripulación integrada por  viajeros españoles, acción que marcó la reapertura de las actividades turísticas de la bahía trinitaria.

Los pasajeros traían como destino la hermosa Trinidad, cuyo Centro Histórico y su Valle de los Ingenios fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el año 1988.

Te Manu, con 40 metros de eslora, 2,6 de calado,  y bandera de Islas Caimán, fue recibido por autoridades de la Aduana General de la República, inmigración y Capitanía del Puerto, y los visitantes fueron atendidos por el personal de salud responsable del riguroso cumplimiento de los protocolos de bioseguridad contra la COVID-19.

Los 12 pasajeros recorrieron la histórica urbe, disfrutaron del gran espectáculo que constituyen sus emblemáticas edificaciones coloniales, y también visitaron algunas instituciones culturales y turísticas, entre ellas, la tradicional taberna La Canchánchara, donde se ofrece al que llega la bebida mambisa que da nombre al lugar, una mezcla de aguardiente de caña, miel de abejas y zumo de limón, muy buena para la salud.

La embarcación inició su recorrido por las costas cubanas en  Cienfuegos,   y luego de su breve estancia en Trinidad continuo viaje hacia Cayo Largo del Sur.

El puerto de Casilda, recibió en el presente año la certificación del Registro Cubano de Buques, documento que es garantía  de que el fondeadero sureño dispone de las condiciones requeridas para el atraque de navíos de disímiles portes, y que, a la par, es el único acceso marítimo a la  célebre Trinidad, esa generosa Ciudad Artesanal y Creativa del Mundo que ya comienza con regocijo a recibir, luego de mucho tiempo, a los primeros navegantes que llegan a sus costas.

Texto: Redacción Bienvenidos